Primeros cubanos deportados tras poner fin Obama a la política “pies secos, pies mojados”

Vulnerar el deber cristiano de acoger al refugiado se le suponía a Trump, no a quien es premio Nobel de la Paz. Preocupación de cientos de cubanos que habían salido de la isla y están de paso en países latinoamericanos pero sin visa para entrar en EE.UU.

Algunos de los primeros cubanos deportados Algunos de los primeros cubanos deportados

Adoptar políticas que faciliten deportar a inmigrantes desde Estados Unidos es algo que se le supone al multimillonario Donald Trump, que este viernes, 20 de enero, tomará posesión de su cargo como presidente del país.

Sin embargo, es Barack Obama, el presidente saliente, con una decisión precipitada que complica la transición a Trump, quién ha deportado a los primeros cubanos tras poner fin a la política “pies secos, pies mojados”, que permitía a los inmigrantes cubanos conseguir residencia aunque no tuvieran documentos.

De esta manera, la Administración de quien en su día fue premiado con el Nobel de la Paz, por “sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”, vulnera el deber cristiano de acoger al refugiado.

En ese sentido, cabe recordar también que, en octubre de 2014, otros doce premios Nobel de la Paz pidieron a Obama que acabara con las torturas que practicaba la CIA.

La confusión reina entre los cubanos afectados, con o sin visa para poder estar en Estados Unidos

La confusión reina entre los cubanos afectados, con o sin visa para poder estar en Estados Unidos

Confusión de los inmigrantes en camino

Así pues, tras cambiar su política migratoria, Estados Unidos estrecha el cerco a los cubanos que no tienen visa para permanecer en el país y ya se han conocido los primeros casos de deportación, mientras la confusión legal reina en el aeropuerto de Miami y varias voces piden a Obama que permita entrar a los migrantes que venían de camino, según informaba este martes el diario El País.

Con datos del Movimiento Democracia, un grupo opositor al régimen castrista con base en Miami, todavía no se han conocido casos de balseros llegados a la costa de Estados Unidos desde que se supo la noticia del cambio legal, pero se podría dar la situación de que aparezcan algunos que ya estuvieran realizando la peligrosa travesía por el estrecho antes de conocer el fin de la norma, con lo que su situación sería bastante preocupante.

La precipitada decisión de Obama también parece haber cogido por sorpresa a los agentes migratorios, causándoles confusión. Algunos cubanos han sido detenidos en el aeropuerto de Miami con visas, según la organización citada. Han trascendido casos como los de un matrimonio que, a sus sesenta, venían con permiso de turista a ver a sus hijos y fueron enviados a centros de retención, ella a uno de mujeres y él a uno de hombres.

Según el portavoz de Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, los agentes están preguntando de manera insidiosa a los cubanos que llegan con visas provisionales si quieren quedarse en EE UU y si la respuesta es afirmativa los tratan como inmigrantes ilegales.

Ramón Saúl Sánchez denuncia que los agentes están preguntando de manera insidiosa a los cubanos que llegan con visas provisionales

Ramón Saúl Sánchez denuncia que los agentes están preguntando de manera insidiosa a los cubanos que llegan con visas provisionales

“Crisis humanitaria in crescendo

Sin embargo, el drama de los inmigrantes ante la nueva situación no se reduce a los Estados Unidos. En México y otros países latinoamericanos, donde se habla de que pudiera haber cientos e incluso miles de cubanos en tránsito, que habrían salido de la isla antes del cambio legal, ahora se encuentran bloqueados a medio camino, sin visa para entrar en territorio estadounidense pero sin querer regresar a Cuba.

Sus opciones, establecerse legalmente en esos países de tránsito o seguir adelante y tratar de atravesar clandestinamente la frontera de México y Estados Unidos.

Hay una crisis humanitaria in crescendo”, afirma Sánchez, mientras distintas voces reclaman a Obama que haga una excepción con los cubanos que están atascados.

El Miami Herald, el diario más influyente de Florida, advierte de que “

o se les avisó de lo que ocurriría cuando iniciaron su largo viaje desde Cuba” y propone que la orden presidencial se modifique “para permitir que todo el que pueda probar que salió de Cuba el 12 de enero o antes sea acogido en Estados Unidos bajo las viejas reglas de pies secos”.

“Las normas migratorias los amparaban”

Por su parte, la Iglesia cubana ha denunciado en un comunicado emitido el pasado sábado, 14 de enero, el “drama humano que afecta a tantas personas y familias”, ya que “algunas de ellas hicieron grandes sacrificios con el propósito de emigrar a los Estados Unidos, confiados en las normas migratorias que los amparaban”, y pide que se busque una solución para ellos.

“Ante la nueva situación que se ha creado debido a la sorpresiva derogación, por parte del Gobierno norteamericano, de la normativa conocida como ‘pies secos y pies mojados’, los obispos cubanos queremos manifestar nuestra preocupación por los numerosos compatriotas que se encuentran en terceros países y que, ahora mismo, están enfrentando un presente inesperado y un futuro incierto”, advierten.

La Iglesia cubana se muestra preocupada por el drama humano de los balseros cubanos, "que afecta a tantas personas y familias"

La Iglesia cubana se muestra preocupada por el drama humano de los balseros cubanos, “que afecta a tantas personas y familias”

Los argumentos de la Casa Blanca

Desde Washington, el asesor de Obama Ben Rodhes afirmó para justificar lo repentino de la orden presidencial para terminar con la norma de acogida a cubanos sin visa que tuvo como objetivo “evitar una ola peligrosa” de nuevos migrantes.

Rodhes, que diseñó con el presidente la política de deshielo con Cuba y visitó la isla este lunes para asistir a la firma de un acuerdo con el Ministerio del Interior, no ha dado señales de que la Casa Blanca vaya a dar un permiso especial a los cubanos varados.

Se limitó a decir que Estados Unidos analizará con los países donde se encuentran y con Cuba si se les puede brindar alguna clase de asistencia “desde un punto de vista humanitario”, informa desde Washington Silvia Ayuso.

En principio, la vía legal que se abre a los que lleguen a Estados Unidos sin permiso es pedir asilo político, lo que supondrá una complicación en los juzgados. Las enormes dificultades que puede entrañar determinar si un cubano ha sido o no objeto de hostigamiento político en la isla proyectan un complejo horizonte de pleitos entre la justicia y los cubanos que pidan asilo político.

Otra cuestión confusa es qué pasará con los 2.746 cubanos que Estados Unidos prevé deportar por haber cometido delitos y que La Habana se ha comprometido a recibir.

La lista se confeccionó en los años 80 con individuos que habían llegado en la ola de exiliados del Mariel, cuando Cuba durante meses permitió salir del país a quien quisiera, metiendo entre los 120.000 que se fueron a presos y enfermos de hospitales psiquiátricos.

De esa lista solo quedan medio millar vivos e identificados como deportables. El resto, hasta llegar a los 2.746, podría ser cubiertos con nuevos casos que Cuba revisaría individuo por individuo

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>