A la mayoría cobarde

Como informa en esta edición ForumLibertas.com, el portavoz del Partido Socialista de Cataluña Miquel Iceta ha hecho publico un documento de su sector…

Forum Libertas

Como informa en esta edición ForumLibertas.com, el portavoz del Partido Socialista de Cataluña Miquel Iceta ha hecho publico un documento de su sectorial para las libertades de gais, lesbianas, transexuales y bisexuales. De ser aprobado por dicho partido, el escrito crearía un precedente muy grave por lo que se refiere al ejercicio de las libertades en este país, y un grave precedente para toda España. Es obvio decir que el PSC es la fuerza política del presidente de la Generalitat en Cataluña y una componente determinante del PSOE. Dicho documento acusa a la Iglesia de insultar e incitar a la discriminación y la violencia contra el colectivo homosexual, reclama a fiscales y jueces que actúen contra ella y utiliza como paralelismo la condena al imán de Fuengirola, cuyo libro indicaba cómo pegar a la mujer sin dejar rastro. Este solo enunciado prácticamente literal de la declaración ya sitúa el desvarío de quienes han redactado este documento, que podría perfectamente olvidarse por su inconsecuencia si no fuera que quien lo presenta en público, Miquel Iceta, es portavoz y hombre fuerte del partido.

El documento acusa a la Iglesia de imponer a todos los ciudadanos sus convicciones. Esto es otra falsedad, pero que viene en este caso repitiéndose como un argumento en el que deliberadamente se confunde la expresión libre de la opinión con la imposición. Lo que persigue el texto, de aplicarse, es pura y simplemente el castigo de aquellos que, en nombre de sus convicciones religiosas, mantienen opiniones distintas a las del colectivo homosexual. En nombre de la libertad, se puede insultar a los símbolos sagrados de una determinada convicción religiosa, el catolicismo, como ha sucedido con diversos carteles de carnaval o como con frecuencia sucede en la televisión. Se puede presentar en términos absolutamente peyorativos la condición de ser hombre, se puede presentar el matrimonio heterosexual como inferior y de menor capacidad educativa que la pareja homosexual como repiten los grupos gays, empezando por el defensor del Pueblo del País Vasco. En definitiva, se puede desprestigiar todo por importante y valioso que sea, pero nadie tiene el derecho a presentar la menor objeción a cualquier planteamiento que provenga de los grupos homosexuales porque toda critica es homofóbica. Pero esa misma crítica mucho más brutal sobre hombres, instituciones, iglesias no significa fobia de nada.

En realidad, estamos ante la progresiva emergencia de una deriva totalitaria, que se fundamenta en la represión y el miedo. ¿Cuántas personas ya no se atreven a decir lo que piensan en este país sobre la homosexualidad, por miedo a las consecuencias? Mientras se sigue con el discurso de la discriminación con los homosexuales, el miedo ha invadido a los heterosexuales. Ésta es la realidad pura y dura que pocos se atreven a manifestar públicamente.

Pero esto no sucedería si las personas consecuentes fueran interiormente más libres y tuvieran más valor. Si las personas consecuentes situaran, antes que su relieve social, su cargo o su “lo que sea”, el servicio a sus principios y actuasen coherentemente con ellos, toda esta ola de intolerancia que crece se desharía como un terrón de azúcar, porque la minoría y la sinrazón sólo prosperan cuando la mayoría es cobarde.

Hazte socio

También te puede gustar