A propósito de la campaña de e-cristians sobre el aborto

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 E-cristians ha iniciado una campaña muy impactante sobre el aborto en l…

Forum Libertas

E-cristians ha iniciado una campaña muy impactante sobre el aborto en la que establece una relación directa entre este hecho negativo y la merma y la crisis de las pensiones. No es, dicho así, ninguna deducción extraordinaria, es evidente que cuando el aborto significa ya más de uno de cada cinco nacimientos esto tiene una consecuencia muy importante en la tasa de reemplazo y, por tanto, en el equilibrio de un sistema de pensiones como el nuestro, que se fundamenta en que haya suficientes personas en la edad de trabajar para poder pagar a los que en este momento están jubilados.

Pero lo más interesante de la campaña, de la que ForumLibertas ha dado completa información, son las cifras: sitúa una cuantía de pérdidas para el 2020, que es una primera magnitud, que se multiplica de una manera más que proporcional cuando el cálculo se sitúa sobre el año 2050. Todas estas cifras tienen un mismo origen. El estudio que el Instituto del Capital Social de la Universidad Abat Oliva CEU preparó con motivo de que fuera llamado como experto en la comisión que se configuró en el Congreso de los Diputados cuando se preparaba la nueva Ley del Parlamento.

En esta ocasión, desde el Instituto quisimos hacer una aportación diferente, complementaria, que no sustitutiva de muchas otras sobre el aborto, poniendo de relieve que desde el punto de vista técnico de las políticas públicas el aborto es, a largo plazo, un desastre para la renta, para los ingresos de la Seguridad Social y para el Estado de este país. Cuando hablamos de un tiempo largo, hablamos ya con situación de presente, porque hay que recordar que el inicio del impacto empezó en la década de los 80, y sobre todo el gran agujero demográfico se empezó a producir a partir del 2000.

Sin entrar ahora en detalles sobre el cálculo, hay que decir que éste gira alrededor de un eje que es el valor del capital humano, que frecuentemente se olvida. El capital humano de un país es un factor decisivo para su crecimiento económico, y forma parte de cualquier contabilidad. El Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas está muy especializado en esta vertiente de la Economía, y creo que vale la pena consultar su web, ya que se encontrará información de interés.

Ahora quiero apuntar tan sólo una cosa: por ejemplo, el cálculo de la aportación de capital humano por persona ocupada que se produjo entre el período 1994-1998 de un valor de 0,83 y con una aportación sobre la renta, sobre el incremento del PIB, del 2,6 por un crecimiento medio total del 3,3. Se puede ver con estas magnitudes lo decisivo que resulta este factor económico. Mucho más que el capital físico y mucho más que la productividad total de los factores, que son los otros ingredientes con este tipo de contabilización del PIB.

Hay algunas personas que han reaccionado airadamente al hecho de que hagamos estas afirmaciones, pero no aportan ningún argumento con la misma calidad técnica, mejor dicho, no aportan ningún argumento para contradecirlo, sencillamente se dedican a negarlo. Y esto es así porque les molesta profundamente que se pongan sobre la mesa las terribles consecuencias negativas para el conjunto de la sociedad el hecho de tener una tasa de abortos tan elevada como la española.

Otras personas, éstas profundamente contrarias al aborto, no acaban de ver claro que se introduzcan elementos económicos, considerando que es una forma de menospreciar el hecho. Pienso que no miran la cosa en su globalidad, el aborto es en su radicalidad un agravio moral decisivo que castiga profundamente a nuestra sociedad. Porque significa negar el bien constitutivo por excelencia, el valor necesario que es el de la vida, sobre el que se construyen todos los otros valores. Esto es una evidencia, pero de la misma manera el dolor de una familia por la pérdida de un ser querido no es menor por el hecho de que cobren una indemnización por su muerte, ni el hacer un seguro de vida que responde a un cálculo actuarial representa reducir la significación de aquella persona a aquella cantidad monetaria.

Determinar el coste económico del aborto no significa negar la radicalidad del su problema moral; por el contrario, significa señalar, y eso está en línea de lo que representa la ley natural, que todo acto contrario al bien tiene consecuencias tangibles, visibles y materiales que van más allá de su efecto directo e inmediato que irradian sobre el conjunto. Incluso también sobre aquellas personas que defienden encarnizadamente un error tan brutal como es el poner fin a la vida del hijo engendrado.

Josep Miró i Ardèvol, presidente de E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos

Hazte socio

También te puede gustar