A todos los que comprenden el valor de la vida humana

Los grupos que trabajan a favor de la vida en Uruguay piden el auxilio de todos los que comprenden que el aborto es una violación del derecho a…

Forum Libertas

Los grupos que trabajan a favor de la vida en Uruguay piden el auxilio de todos los que comprenden que el aborto es una violación del derecho a la vida, para que impidan que esta práctica sea legalizada en su país, en las próximas semanas. En el caso de que el aborto sea aprobado en Uruguay, enseguida podrá ser aprobado en toda Latino América.

El número de votos a favor y en contra el aborto en la Cámara de Uruguay, que irá a votar su legalización en las próximas semanas, está prácticamente en situación de empate. Según los analistas locales, una diferencia de solo dos o tres votos es lo que decidirá la vida de miles de seres humanos.

El día 17 de septiembre, una Comisión Especial de la Cámara pretende votar el proyecto de ley que legalizará el aborto y, enseguida, encaminará el proyecto para votación en el Pleno. El actual proyecto, que nuevamente pretende legalizar el aborto, después de dos tentativas fracasadas en 2004 y en 2008, fue inicialmente presentado en el Senado uruguayo en fines de 2011.

Debido a la creciente oposición que se manifestaba, el Frente Amplio forzó la votación del proyecto que legalizaría el aborto en una sesión extraordinaria del Senado, convocada para el día 27 de diciembre de 2011, entre Navidad y Año Nuevo. El Frente Amplio es la coalición de izquierda que actualmente gobierna el país y está oficialmente comprometida con la legalización del aborto.

La inoportunidad de votar tan rápidamente un tema tan delicado, en sesión extraordinaria, entre Navidad y Año Nuevo, cuando el pueblo y los parlamentarios deberían estar en sus hogares conmemorando las fiestas, junto con el creciente rechazo al aborto por parte de la opinión pública uruguaya, hizo que la maniobra se volviese contra sus autores. El proyecto fue aprobado por el Senado, pero cuando pasó, en el inicio de 2012, a la Cámara de los Diputados, donde su aprobación ya debía estar garantizada, aunque por una mayoría mínima, algunos pocos diputados declararon que no votarían más a favor del aborto, mismo conociendo la posición impuesta por el Frente Amplio. Como consecuencia, el proyecto tuvo que ser redactado nuevamente para poder conquistar la adhesión de los pocos diputados que habían cambiado posición.

Había, sin embargo, otro problema: para ser aprobado por la Cámara, el proyecto tendría que ser votado, en primer lugar, en la Comisión de Salud, donde la mayoría de los diputados estaba en contra el aborto y, por lo tanto, rechazaría el proyecto. Lo que se vio enseguida muestra como el Frente Amplio no respeta a las instituciones democráticas.

En el día 17 de julio de 2012, A LAS TRES Y MEDIA DE LA MADRUGADA, cuando el Congreso acababa de discutir, desde el día anterior, la quiebra de la compañía aérea uruguaya PLUNA, el Frente Amplio propuso la creación de una Comisión Especial, compuesta de una mayoría de miembros a favor del aborto, exclusivamente para votar, en lugar de la Comisión de Salud, la legalización de la práctica. Bajo las protestas del presidente de la Comisión de Salud, el diputado Daniel Radío, el diario La República declaraba que "la nueva comisión fue creada delante del hecho de que en la Comisión de Salud de la Cámara no había mayoría para votar el proyecto de la despenalización del aborto. La nueva comisión ahora formada para votar el proyecto tiene nueve miembros, de los cuales cinco votarán a favor y cuatro votarán contra. Los diputados consideraron que la Comisión de Salud no era representativa con relación a la integración del Parlamento y crearon esta Comisión Especial porque sería impracticable llevar el proyecto al Plenario de la Cámara, ya que no sería aprobado por la Comisión de Salud que está en funcionamiento" (http://www.diariolarepublica.net/2012/07/aborto-nuevo-proyecto/).

Esta Comisión Especial pretende votar el proyecto que ella misma está preparando en el día 17 de septiembre y, enseguida, encaminarlo para votación al pleno de la Cámara. La Cámara en Uruguay está compuesta por 99 miembros, la mayoría de los cuales ya tiene su voto decidido.

De los 50 diputados del Frente Amplio, 48 están decididos a votar a favor del aborto. De los restantes 49 diputados, todos los 30 del Partido Nacional, todos los 17 del Partido Colorado, y uno del Partido Independiente, votarán a favor de la vida. Quedan tres diputados, dos del Frente Amplio y uno del Partido Independiente que, según el análisis de los grupos en favor de la vida de Uruguay, son los que decidirán la votación y que pueden inclinar la balanza en contra el aborto.

Los grupos por la vida de Uruguay piden ayuda a todos los ciudadanos latinoamericanos que entienden que el aborto es un asesinato y una violación del derecho a la vida, para que envíen e-mails, telefoneen y envíen faxes a los diputados uruguayos, pidiéndoles que no aprueben la legalización del aborto en el país. Esta acción puede representar la diferencia que irá impedir la instalación de la Cultura de la Muerte en nuestro continente.

Hazte socio

También te puede gustar