Aclaraciones a la entrevista del Papa con Scalfari

(1) Según la entrevista el Papa dice: “El proselitismo es una solemne tontería, no tiene sentido”. Aunque en otro lugar de l…

(1) Según la entrevista el Papa dice: “El proselitismo es una solemne tontería, no tiene sentido”. Aunque en otro lugar de la entrevista sobre una actitud o pensamiento que puede parecer proselitismo dice “No es proselitismo, es amor”. Así la interpretación correcta es distinguir entre lo que sería proselitismo sin amor, deseo de poder o de influencia, de aumentar la cuota de seguidores. Y el proselitismo bueno que nace del amor: transmitir la verdad por amor, el amar a los demás y procurar que vean una verdad que hace libres y felices.

No podría ser de otro modo, ya que en el Evangelio leemos: “Id por todo el mundo bautizando en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a cumplir todo lo que os he mandado” (cito de memoria)

Y por otra parte el Papa hace constantemente proselitismo en el buen sentido, siempre respetando las ideas distintas y la conciencia de los demás.

2) Dice el Papa: “Cada uno debe obedecer a su propia conciencia” “Nosotros debemos animar a dirigirse a lo que uno piensa que es el Bien” “Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como él lo concibe”.

Estas afirmaciones tienen dos aspectos: Suponiendo que se trata de un hombre de buena voluntad, que busca el Bien y la Verdad, no se puede sino animarle a seguir su conciencia, sólo debe hacer lo que el entiende como bueno, ya que si hiciera algo objetivamente acertado pero en contra de su conciencia, haría el bien objetivo, pero subjetivamente pecaría.

Pero hay un límite a esta observación, pongamos un ejemplo para verlo más claro: No dejaríamos que un loco siguiera su propia conciencia si ésta por error insalvable le condujera a cometer un crimen. Es decir la sociedad impediría rectamente ciertos comportamientos por más que se alegara que fueran el fruto de seguir la propia conciencia.

¿Qué pensar, cambiando de tercio, de un hombre cuya conciencia le llevara a practicar o imponer el aborto? Que la sociedad tiene derecho a defender a los niños inocentes que serían sacrificados por esa conciencia errónea. Tendría derecho a defenderse de la locura moral. Como suponiendo que hubiera nazis de buena voluntad, tendría no sólo derecho sino también obligación de defender a las minorías judía, o gitana, del exterminio.

Además puede suceder que una persona tenga una conciencia gravemente errónea porque la ha deformado, o no ha procurado iluminarla. En este caso su conciencia errónea es responsabilidad suya y los actos gravemente erróneos que realizara siguiendo su conciencia actual serían responsabilidad suya. Como el que cierra los ojos voluntariamente para no ver es responsable de los tropezones que dé.

En este sentido leemos en la Biblia “Ay de los que llaman bien al mal y al mal bien.”

3) Habla del cardenal Martín, también jesuita, en sentido positivo.

Con todo, si no estoy mal informado, este cardenal sostenía en cuestiones de moral sexual y familiar cosas antagónicas con lo que sostiene este Papa y con lo que siempre ha afirmado la Iglesia a través de su supremo magisterio.

El Papa Francisco, cuando, en Argentina, su máximo mandatario o mandataria impulsaron el matrimonio homosexual este Papa, entonces arzobispo, habló públicamente de que aquello era “una movida del diablo”. Respecto al supuesto derecho de los divorciados vueltos a casar con otra u otro a recibir la absolución y la comunión, dijo hace poco, siendo Papa, en tono coloquial: que claro al divorciado se le da la absolución, pero que lógicamente se espera de tal divorciado que cambié su conducta después, para que sea válida dicha absolución: es decir ha de haber propósito de enmienda, no basta sólo confesar el pecado.

En cuanto a aborto y eutanasia, el Papa antes y siendo Papa ha condenado la cultura “del descarte” (o “desecho”) de niños no nacidos y de ancianos. Y hablando hace poco a médicos y ginecólogos católicos declaraba: “Todo niño no nacido, condenado injustamente al aborto, tiene el rostro del Señor, que incluso antes de nacer y poco después de haber nacido, experimentó el rechazo del mundo”. (20-9-2013).

4) Dice Scalfari: “yo no creo en el alma”. Y responde el Papa: “No cree, pero la tiene”

(Este es un ejemplo de proselitismo bueno; el Papa no renuncia a proclamar la verdad de la Fe.)

5) Dice Scalfari, hablando de su cosmovisión personal: “El Ser (se entiende Ser Supremo, Dios) es un tejido de energía (“caótica y “en eterno caos”, apostilla). Aquí el entrevistador, de modo consciente o inconsciente, pronuncia blasfemias: En primer término concibe el Ser supremo como algo material (la energía es una forma material). Y en segundo lugar en vez de dar a Dios su Sabiduría infinita, su Inteligencia insondable, y su Bondad sin límites, lo asocia con el “caos”, con el desorden, con el acaso y más adelante con la casualidad.

El Papa no se detiene en rebatirlo. Sólo afirma que “Dios es luz que ilumina las tinieblas” (y afirma luego que esa luz trasciende al Universo). Es decir que predica que Dios está más allá de la materia y que Dios es “Luz de Luz”, y en él no hay oscuridad, sino que Él es luz que ilumina lo sombrío.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>