Adolescentes en España: 60.000 maltratadores; droga a los 14; el 10% son delincuentes

Jamás hubo tanto acceso generalizado a la educación. Jamás hubo tantos padres con un buen nivel formativo. Y sin embargo, en España, que se precia de …

Jamás hubo tanto acceso generalizado a la educación. Jamás hubo tantos padres con un buen nivel formativo. Y sin embargo, en España, que se precia de ser la octava potencia económica mundial, jamás hubo tantos adolescentes conflictivos a edades cada vez más tempranas.

 

Tres nuevos estudios constatan una quiebra social en la que los jóvenes, a partir ya de los 12 años, son los principales protagonistas: Se enganchan al consumo de droga con 14 años; más de 60.000 adolescentes maltratan a sus padres; y casi uno de cada diez es considerado “delincuente peligroso”.

 

Ante estas preocupantes estadísticas, a las que hay que sumar los datos de sobra conocidos sobre el fracaso escolar en España, la sociedad en su conjunto no sabe cómo abordar el problema.

 

Una gran cantidad de adolescentes caminan sin rumbo fijo, faltos de valores y sin capacidad para encajar el fracaso. Mientras tanto, “los padres cada vez van más despistados”, afirma Joaquim Guerola, director de la escuela de padres del IES Ausiàs March. De hecho, esos mismos padres suelen delegar cada vez más la responsabilidad de la educación de sus hijos en las escuelas.

 

Al mismo tiempo, los medios de comunicación y la publicidad que en ellos se difunde tienden a deseducar más que a inculcar valores. Y la Administración tampoco encuentra soluciones a los problemas de los jóvenes, al no poner en práctica políticas que vayan a las causas profundas de esos problemas.

 

Se enganchan a los 14

 

La Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas 2006-2007 revela que dos de cada diez adolescentes han consumido cannabis en España durante los últimos doce meses.

 

Además, aunque ha descendido ligeramente el consumo de drogas como el tabaco, el hachís o la cocaína, el problema persiste en España. De hecho, el Informe de la Ponencia sobre los efectos nocivos de las drogas en la salud de los jóvenes, realizado por la Comisión Mixta Congreso-Senado, constata que los adolescentes se enganchan al consumo de drogas a una edad que ronda los 14 años.

 

El estudio, presentado este jueves, 27 de diciembre, concluye que se ha producido un cambio en los patrones de consumo, un descenso en la percepción del riesgo y mayor accesibilidad a las drogas por parte de los más jóvenes.

 

La conducta habitual es el policonsumo, dice el informe, y en el tabaco la edad de comienzo es de 13,2 años; 13,7 para el alcohol; y 14,7 para el cannabis, cuyo consumo se ha banalizado.

 

Cuando los hijos son ‘enemigos’

 

Un hijo maltratador puede causar un infierno en una familia; y casi siempre es la madre la principal víctima”. Quien así se expresa para dejar constancia del incremento de adolescentes que se convierten en ‘enemigos’ maltratadores de sus progenitores es Teresa Gisbert, fiscal de Menores del Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV).

 

“Hay un alto incremento de denuncias por este tipo de violencia familiar protagonizada por adolescentes”, añade la Fiscalía General del Estado.

 

Se calcula que en 2006 hubo más de 6.000 denuncias de padres contra hijos. Se trata de casos graves en los que se ha llegado a la violencia física. Los expertos creen, sin embargo, que esta cifra representa sólo un 10% de los casos de maltrato, por lo que habría que hablar de que más de 60.000 adolescentes maltratan de diferentes maneras a sus progenitores.

 

La extensión de este fenómeno es “alarmante”, dice el estudio, que también denuncia la falta de recursos y medios para abordar el problema. “Porque en el 90% de los casos la terapia de mediación familiar tiene éxito”, señala José Miguel Bello, director del Centro San Vicente Ferrer de menores de Valencia.

 

Javier Urra, psicólogo forense, ex defensor del menor y autor del libro El pequeño dictador, destaca la dificultad de muchos padres para imponer su autoridad, para saber decir ‘no’ cuando es necesario modificar el egoísmo innato de los más pequeños, para educarles en valores, y para hacerles comprender que ellos también tienen una serie de obligaciones dentro de la casa.

 

“Delincuentes peligrosos”

 

El tercer estudio, un demoledor informe realizado por el Centro de Investigación en Criminología de la Universidad de Castilla-La Mancha y difundido por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), revela que un 9,2% de los adolescentes españoles de 12 a 17 años son “delincuentes peligrosos”.

 

El consumo de drogas, los robos y los delitos contra las personas son las principales conductas delictivas de estos jóvenes, según el informe Conductas antisociales y delictivas de los jóvenes en España, que está basado en las encuestas realizadas entre septiembre y octubre de 2006 a 4.152 menores en 201 escuelas de todo el país.

 

El estudio analiza cuatro tipos de delitos: consumo de drogas, uso ilegal del ordenador, delitos contra la propiedad y delitos violentos.

Un 42,6% de los menores son consumidores de alcohol y cannabis, y un 61,4% de adolescentes utilizan el ordenador para bajarse música y para hacer hacking.

 

En cuanto a los delitos contra la propiedad, un 8,36% roban en tiendas; un 1,18% entran en un edificio para robar; un 1,4% roban bicis o motocicletas; un 0,82% roban coches o motos; un 1,76% roban dentro de un coche; y un 0,48% pegan un tirón para robar algo.

 

Los delitos violentos se han dividido entre violencia contra objetos (6,91%) y contra las personas (5,8%). En este último caso, lo más común es llevar un arma (5,23%); amenazar o golpear a alguien para conseguir algo (0,77%); participar en una pelea (8,14%); y herir con un palo o navaja a alguien (0,89%).

 

El mismo Javier Urra señala que los delitos son ahora más virulentos y que “entre las causas que han motivado esta situación se encuentran la banalización de la violencia y la pérdida de la autoridad, que es necesaria para vivir en sociedad”.

 

La Administración pone ‘tiritas’

 

Mientras tanto, las administraciones se limitan a intentar ‘curar las heridas’ sin ir a las causas profundas que las ocasionan, al mismo tiempo que fomentan a través de campañas o de sus web el individualismo, la búsqueda de placer inmediato o que los jóvenes solucionen sus problemas sin que sus padres se enteren.

 

En lugar de promover una cultura del esfuerzo y de respeto a los profesores, facilitan que los estudiantes puedan pasar curso hasta con 4 asignaturas suspendidas. Por no hablar de la controvertida asignatura de Educación para la Ciudadanía, un adoctrinamiento laicista de los niños que, además, arrincona la asignatura de Religión, formación necesaria que ayuda a evitar que los jóvenes caigan en sectas o en las drogas.

 

Organizan botellómetros para los jóvenes, como en el caso de varias ciudades andaluzas, con la intención de acotar los destrozos que los jóvenes producen en el mobiliario urbano tras una sesión de botellón. Así, al menos, se emborrachan pero están ‘controlados’.

 

Recomiendan a los adolescentes que practiquen ‘sexo seguro’, con el consiguiente aumento de prácticas sexuales y de contagios de enfermedades de transmisión sexual, pero nada les dicen sobre las alternativas de la abstinencia y la fidelidad.

 

Más bien al contrario, como sucede en la web de la Generalitat de Cataluña www.sexejoves.gencat.net, donde, entre otras cosas, se fomenta y anima a la práctica del petting, o sea, realizar contactos sexuales sin penetración: “El ‘petting’ es practicar el sexo sin penetración. Es la estimulación con caricias, besos, abrazos y masturbaciones mutuas que nos lleva al conocimiento propio y al de nuestra pareja”, se lee en la web.

 

Es muy recomendable practicar el ‘petting’ antes de tener relaciones con penetración, así descubriréis juntos el placer. Os aconsejamos tiempo y paciencia”, añade la Generalitat, explayándose en citar detalles de las zonas erógenas mientras invita a participar en un juego de petting a través del banner Juga! (¡juega!), en el que los jóvenes han de identificar diversas prácticas sexuales.

 

También fomentan las administraciones el secretismo con los padres, como en el caso de la sección de Salud del Área de Servicios Sociales y de Juventud del Ayuntamiento de Girona, en Cataluña, que envió cartas a todos los chicos y chicas de 11 a 17 años de la ciudad; a los niños, no a sus padres.

 

En la carta se animaba a los chavales a ir al centro de forma anónima y confidencial para ser orientados en temas de sexualidad, homosexualidad, drogas o aborto. El folleto acababa diciendo “todo quedará entre nosotros”.

 

Cabe recordar, también, que el pasado 20 de diciembre el Congreso de los Diputados aprobó que se elimine del Código Civil la posibilidad de “corregir razonable y moderadamente” a los niños, con lo que se resta autoridad a los padres para educar a sus hijos.

 

De esta manera, el Estado se cuela de nuevo en los hogares españoles y usurpa una responsabilidad educativa que no le corresponde.

 

Artículos relacionados:

 

Antes jugaban o descubrían su primer amor; ahora son alcohólicos o maltratan a sus padres

 

Con 15 años, borrachos y en urgencias: anuncios y ‘botellódromos’ no son la solución

 

Mas ‘porros’ y cocaína: La oferta llega a los niños de 12 años

 

El talante ZP resta autoridad a los padres: El Congreso prohíbe el cachete

 

Menores: para un piercing necesitas permiso; para el sexo y la píldora no

 

¡Muñecas para niños y coches para niñas!, dice la Generalitat

 

Mil padres y madres se suman al recurso de Abat Oliba contra los decretos catalanes de EpC

 

España suspende en Educación y Zapatero le echa la culpa a las generaciones anteriores

 

El acto del 27 de enero por la familia y las libertades será en el Palacio de Congresos de Barcelona

 

Los obispos catalanes protestan juntos por los 400.000 folletos de sexo para niños

 

SexeJoves, web de la Generalitat de Cataluña, fomenta el aborto, incluso el de legalidad dudosa

 

E-Cristians buzoneará Badajoz y Gerona para que Francisco Muñoz y Ana Pagans no sean alcaldes

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>