El agobio de la digitalización permanente

Reflexión tal cual

Documental sobre la clase de religión

Ya saben Vds. que toda digitalización es electrónica y preferentemente sin cables. Los inventos de nuestra era son prácticos. Pero sólo son moralmente aceptables y defendibles si permiten y facilitan la comunicación. ¿Existe comunicación en las personas de todas las edades, absortas en sus máquinas de dialogar a dos dedos a todas horas y en todo lugar? Sin duda, mala, peor, buena o mejor, ésta existe. ¡En todas las personas no me lo parece! Más bien en muchas me parece un diálogo masivo de sordos. ¡Las personas que padecen sordera dialogan presencialmente de tú a tú!. Practican el diálogo gestual cara a cara.

Voy a referirles mi problema de hoy. Es un hoy que durará varios días. Junto con la recepción – y también remisión por mi parte – de cantidad de adjuntos a WhatsApp’s y correos electrónicos, hay tropecientas chorradas que recibo y no envío… y menos reenvío. Las recibo de personas conocidas y de otras que no me son conocidas. Todos mis conocidos los tengo identificados digitalmente con su nombre y sus dos apellidos. Siempre hay alguien que impulsa un grupo de WhatsApp y es conocida mía. Los mortales conciudadanos de éste determinado grupo de WhatsApp en vez de responder a quién envía responden a todos. Acabas obteniendo de estos todos, que desconoces quienes son, gran cantidad de mensajes… con adjuntos si es el caso. ¡Carga mucho! Cabe darse de baja y salirse del grupo. Según como es más fácil que con el correo electrónico. De una lista “undisclosed recipients” de correo electrónico no hay quien se escape como no cambies de @.

Los móviles – o mejor dicho los ordenadores de bolsillo que sirven entre otras cosas para telefonear y recibir llamadas telefónicas – permiten el envío de archivos adjuntos. Normalmente éstos suelen ser fotografías y vídeos hechos con el móvil de seres queridos. También de youtubes que están ahí. En muchos casos quieres conservar alguno de éstos últimos y todas las fotografías. ¡Fácil! O tal vez ¿Fácil? Sinceramente es algo tremendamente laborioso. Yo me empleo a fondo en ello dos veces al año. A veces más cuando quedo advertido que no dispongo de mucho espacio de memoria o almacenamiento. Es algo que pasa y me ha pasado cuando quiero fotografiar o filmar y no puedo. Es algo que me pasa cuando quiero integrar otro Cd, de mis propios Cd’s en mi propia música, para escuchar por la calle o en el transporte público con mis auriculares.

Se impone por tanto entrar a menudo en las carpetas Card y Phone del móvil y rastrear las carpetas del WhatsApp para saber lo que uno quiere conservar y lo que quiere eliminar. No basta con borrar conversaciones individuales y grupales. Basta con no decir nada a nadie, para no escuchar el manido cámbiate de móvil pues el que tienes se ha quedado desfasado. Hay más trabajo a realizar. Se debe poner un nombre a cada archivo y luego crear carpetas y subcarpetas. Yo conecto mi móvil a mi ordenador. Visualizo mi móvil desde él. De entrada descargo en una carpeta de Mis Documentos la totalidad. Desde ella realizo el trabajo administrativo inicial de visualizar y dejar. También el de visualizar y eliminar. El primer beneficio que obtengo es la ampliación de espacio para guardar en mi móvil. El segundo beneficio consiste en limpiar a fondo mi móvil y dejarlo vacío partiendo de cero, programas App aparte. En éstos, si no los usas o alguno te consume demasiada batería, cabe dejarlos inhabilitados.

 

He llegado a la conclusión que no son los archivos que me remiten personas conocidas y queridas los que ocasionan el colapso. Son la cantidad de archivos que me remiten personas que se aburren en sus quehaceres. Que me remiten porque creen que pueden ser de mi interés. No hace mucho esta práctica consistía en remitir un correo electrónico masivo con el Para “Undisclosed Recipients”. Ahora consiste en remitir y, por tanto, recibir, cantidad de archivos de sonido y de imagen que circulan por la red. Pasa en circuitos laicos y en muchos circuitos píos apostólicos. ¡Es divertido cuando recibes el mismo youtube de distintos informantes!

¿Para cuándo la comunicación de tú a tú, sea un correo sea un WhatsApp? El éxito de éste último estriba en que es gratuito y no consume tarifa del plan de precios contratado. De estar limitado como los SMS otro gallo cantaría. Primicia de hoy: ”Las llamadas y mensajes enviados a este chat ahora están seguros con cifrado de extremo a extremo. Toca para más información”. Lo he leído en el primer chat de WhatsApp que he recibido esta tarde, mientras daban la noticia en el informativo televisivo de la tarde. Lo cual quiere decir que, cuando referí hace tiempo lo del SpyWhatsApp, estaba bien encaminado.

 

A veces soy reiterativo. Ilustro este artículo con la invitación al evento del próximo día 13 de abril. Hay tiempo suficiente para asistir a él y llegar a tiempo para atender el partido de fútbol de la Champions.

www.oremus.cat

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>