Aktion T4 y Arcadi Espada

El programa Aktion T4 fue una primera aplicación de las teorías racistas en la Alemania nazi, pero a diferencia del exterminio racial &e…

Forum Libertas

El programa Aktion T4 fue una primera aplicación de las teorías racistas en la Alemania nazi, pero a diferencia del exterminio racial éste se dedicaba exclusivamente a los propios alemanes. Consistía en estimular la eutanasia e impedir los nacimientos; en definitiva, promover el exterminio de todos aquellos que presentaban deficiencias en su naturaleza: disminuidos, discapacitados, personas que no reflejaban el ideal de la perfección de la raza. Tampoco hay por qué extrañarse tanto. En los años treinta, que es cuando se aplicó este programa, en muchos lugares de Europa, y también en Estados Unidos, estaba de moda la eugenesia y, en su nombre, se hicieron verdaderas barbaridades en las sociedades que se presumían democráticas.

Solo el fin de la II Guerra Mundial y el descubrimiento de las atrocidades nazis, que llevaron hasta las últimas consecuencias este pensamiento, desautorizó una idea muy extendida y equiparada a la noción de progreso. Se trataba de evitar que se reprodujeran y que no nacieran personas imperfectas, como los ‘tontos’. Era una ideología, subrayémoslo, propia de la izquierda, o como mínimo de los sectores progresistas de la época. En Suecia, por ejemplo, tuvo un valladar y sus mentores tienen matriz británica. En todos ellos se inspiraron los nazis, de tal manera que cuando los juicios de Núremberg argumentaron que no habían hecho otra cosa que aplicar los programas que se habían desarrollado en los propios Estados Unidos. Naturalmente, esto era una exageración defensiva, porque nada tiene que ver lo que allí se hacía con el brutal exterminio racial de los nazis. Pero sí es cierto que la llama que prendió el fuego estaba en las naciones más avanzadas de Occidente.

La eugenesia se replegó por su mala prensa, pero como tentación permanente ha vuelto a surgir. Hoy podemos encontrar un excelente ejemplo de ello en las declaraciones de Arcadi Espada, que justifica que se extermine a todo ser humano por el hecho de sus dependencias y discapacidades porque considera que esto es una losa que carga sobre la madre, sobre la familia. Podemos ver en este planteamiento la misma reflexión que justificaba el programa Aktion T4 en la Alemania de los años treinta y, detrás de ella, el sentido instrumental de la vida humana.

El ser humano en esta concepción no posee una dignidad intrínseca sino que se trata solo de una cuestión instrumental muy en línea con la Modernidad. Se vale en la medida en que se consigue una utilidad, si no es así el valor del ser humano es cero y hay que exterminarlo. Naturalmente, esto es una brutalidad, pero es que lo que dice Espada lo es y también una vergüenza, aunque él no la sienta. En realidad, es necesario asumir que el ser humano es también dependiente, como escribe MacIntyre, para constatar que estos actos de orgullo racial son estúpidos. Arcadi Espada es un epígono de las ideas nazis que pretendían la propia raza con una diferencia y es que la falta de conocimientos científicos de aquella época hacía todos los sistemas muchos más brutales. Los de hoy, un análisis prenatal, permiten actuaciones más discretas, más sofisticadas, es como si en lugar de matar con la espada lo hiciéramos con un discreto veneno, pero el resultado siempre es el mismo: la muerte para el ser humano.

Hazte socio

También te puede gustar