Alemania, Brasil, India y Japón renuncian al derecho a veto en la ONU

Alemania, Brasil, la India y Japón hicieron oficial el miércoles sus candidaturas a ocupar un puesto en la Permanente del Consejo de Seguridad de las …

Alemania, Brasil, la India y Japón hicieron oficial el miércoles sus candidaturas a ocupar un puesto en la Permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Tras varios meses de incertidumbre sobre su aceptación en el marco del proceso de reformas del organismo internacional, el denominado G-4 anunció simultáneamente que renuncia a reivindicar su derecho a veto, privilegio que sólo tienen los 5 miembros que hasta ahora forman parte del Consejo de manera fija: Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y China. A tres meses de la cumbre mundial que coincidirá con el 60º aniversario de la ONU, el proceso de cambios entra en una fase crucial.

 

Según fuentes del organismo, a finales de junio, podría aclararse totalmente la ampliación del Consejo de Seguridad, una cuestión que ha generado mucha controversia desde que el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, la propuso en marzo. Los 4 países que ahora aspiran a entrar como miembros permanentes en el Consejo de Seguridad han planteado, en los últimos días, una ampliación del número total (incluidos los países rotatorios) de los 15 actuales a 25. Representantes oficiales de Alemania, Brasil, la India y Japón aseguraron este jueves que el arranque de su candidatura, con la renuncia “provisional” (según aclararon) al derecho de veto, pretende acabar con las reticencias de los 5 actuales integrantes de la Permanente. En su proyecto de resolución, el G-4 pide que haya “una revisión de la nueva situación cada 15 años tras su entrada en vigor”.

 

La reacción de los 5 grandes no es unánime y, en cualquier caso, todavía es pronto para una posición clara. De momento, la propuesta de indios, japoneses, alemanes y brasileños sólo tiene el apoyo explícito de Francia. Por el contrario, China ya ha mostrado sus críticas, al calificar el texto de “inmaduro”. Los analistas consideran que, detrás de esta primera valoración, está la hostilidad hacia Japón, especialmente tras las manifestaciones antiniponas organizadas en abril en las principales ciudades chinas, como consecuencia de la autorización, por parte de Tokio, de un manual de historia que había reabierto viejas heridas entre los dos gigantes asiáticos. La representación de Pekín, por su parte, plantea que el nuevo grupo permanente del Consejo de Seguridad incluya a Italia, Pakistán y México, que últimamente rivalizaban para entrar precisamente con Alemania, India y Brasil.

 

Entre la esperanza y el pesimismo

 

El primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, subrayó también el jueves que el objetivo de su país es “ganarse el apoyo del máximo número posible de países, para favorecer la solidaridad entre el G-4”. Pero el país en mayores dificultades para llevar adelante sus aspiraciones es Alemania, sobre todo tras el rechazo recibido por su ministro de Asuntos Exteriores, Joschka Fisher, durante la visita realizada esta semana a Washington. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, le dijo claramente que la candidatura alemana a un asiento permanente en el Consejo de Seguridad no forma parte de las reformas prioritarias en el seno de la ONU. Aquí también se observa, desde muchos sectores diplomáticos del propio organismo, una “cierta desconfianza” de la administración Bush hacia el canciller Gerhard Schröder, especialmente por su oposición a la intervención de 2003 en Irak. Además, Estados Unidos es globalmente reticente a la ampliación del Consejo de Seguridad argumentando el recientemente conocido escándalo Petróleo por Alimentos. En este sentido, la Cámara de Representantes ha aprobado en comisión esta misma semana un proyecto de ley para que la ONU gestione sus finanzas de forma más estricta.

 

En cualquier caso, llega la hora de la verdad para Alemania, la India, Japón y Brasil. Si el principio de ampliación es asumido por las Naciones Unidas, el proyecto de resolución por el que estos 4 países presentan candidatura a puesto permanente deberá ser avalado por la Asamblea General del organismo. La lista de nuevos miembros se completaría con dos naciones africanas, que deberían ser designadas el próximo 8 de julio por la Unión Africana (UA). Este jueves, el embajador alemán aseguraba que el G-4 ya cuenta con el apoyo de 25 países, lejos todavía de la mayoría necesaria de dos tercios, es decir, 128 sobre 191. El desenlace es sólo cuestión de semanas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>