Algo más que una ONG

La campaña publicitaria “XTantos”, invitando a los contribuyentes a señalar la casilla de la Iglesia Católica en su d…

La campaña publicitaria “XTantos”, invitando a los contribuyentes a señalar la casilla de la Iglesia Católica en su declaración de la renta, se apoyaba sobre todo en sus realizaciones asistenciales y caritativas, sin ninguna duda importantes y dignas de atención.

La dedicación de la Iglesia a los necesitados forma parte de su propia misión en el mundo, pero no puede reducirse solo a ello, ya que la Iglesia existe esencialmente para formar una comunidad de fe que unida a Jesús, con la fuerza del Espíritu Santo, anuncie al mundo la salvación, el amor y la misericordia de Dios.
Si el mundo percibe a la Iglesia como una especie de ONG dedicada a la beneficencia,mantenedora de comedores y asilos, al igual que tantas otras ONG de inspiración civil, política o filantrópica, algo debemos estar haciendo mal los cristianos.
La Iglesia, formada por todos los cristianos, tiene la misión ineludible de evangelizar, de transmitir la buena noticia de que nuestro encuentro con Jesús, si decidimos seguirle, transforma nuestras vidas dotándolas de una dimensión trascendente que cambia radicalmente el sentido de todas nuestras acciones.
El ejercicio de la caridad para el cristiano no es un añadido que hacemos a nuestras vidas para conseguir buena conciencia, sino la exigencia de vivir una vida nueva y distinta, en la que seguimos a Cristo que nos incorpora a su propia vida, a su propia iglesia, que ora, que sufre, que celebra, que perdona nuestros pecados, que nos alimenta con la Eucaristía, que nos urge a la caridad, que sostiene nuestra esperanza.
Vivimos sin duda en un mundo escasamente cristianizado, donde no se da una transmisión efectiva de la fe de la Iglesia ni desde las familias, ni desde la escuela, ni desde la catequesis que ofrecen las parroquias. El ambiente en el que vivimos es el que marca la pauta desde hace varias generaciones y hemos de reconocer que no es cristiano.
La Iglesia es consciente de la necesidad de una nueva evangelización en toda Europa y se prepara para abordarla. Es necesario que los que nos decimos cristianos nos dejemos evangelizar de nuevo y nos convirtamos de corazón. Si nuestra conducta diaria, nuestras obras, nuestras organizaciones, no son un testimonio de que Cristo vive en su iglesia, es que no estamos suficientemente evangelizados ni anunciamos el evangelio al mundo.
Mucha gente espera de la iglesia la prestación de servicios, bautizos, bodas, comuniones y entierros y reparto de alimentos a los pobres. Todo esto viene haciéndolo hace tiempo con escaso resultado en orden a construir la comunidad de los que creen en Cristo.
Que el Espíritu Santo nos inspire lo que hayamos de hacer y que María nos preste todo su apoyo.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>