Algo no funciona, y no sólo las palizas

El pasado día 8 de marzo La Vanguardia publicó un editorial con el título Algo no funciona a raíz de la paliza propinada por un padrastro a su hijastr…

Forum Libertas

El pasado día 8 de marzo La Vanguardia publicó un editorial con el título Algo no funciona a raíz de la paliza propinada por un padrastro a su hijastra. Y la conclusión del editorialista era: si fallaron los diagnósticos de los servicios sociales, si hubo cortocircuitos, discoordinaciones y falta de información entre Generalitat y Ayuntamiento, si no funcionaron los protocolos de actuación urgente y si no hubo planes de coordinación, es preciso corregir estas deficiencias. Y asunto resuelto.

Algo no funciona cuando en vez de padre y madre se legisla que haya “progenitores A y B”, cuando la ley convierte marido y mujer en “compañeros sentimentales”, cuando hombre y mujer se convierten en “género”, cuando el amor se reduce a sexo y genitalidad, cuando las adolescentes visten por la calle enseñando tripa desde los pechos hasta la ingle. Algo no funciona cuando un hijo es “una cosa más” de las que pueden adquirir los padres a lo largo de su vida, cuando se legisla el asesinato del nasciturus alegando que es una “interrupción del embarazo”, cuando se antepone la segunda vivienda o el cambio de coche sobre el renunciar a ello para tener un nuevo hijo, cuando los fines de semana y vacaciones se llenan las residencias de personas mayores, cuando se legisla su asesinato alegando “una muerte digna”.

Algo no funciona cuando en los grandes circos romanos actuales (fútbol, automovilismo, motociclismo) se gasta cantidad ingente de dinero y luego uno se lamenta de lo mal que está el tercer mundo, cuando podemos burlarnos de cualquier religión alegando la libertad de expresión, cuando el ayuntamiento de Barcelona piensa gastarse mil millones de euros para unos juegos para homosexuales, cuando los políticos huelen a tanto por ciento y sólo se preocupan de calentar su poltrona por encima del servicio a los ciudadanos, cuando políticos de países pobres se enriquecen con las ayudas que reciben para sus ciudadanos.

Algo no funciona cuando las series televisivas más vistas son las que enaltecen las pasiones, cuando programas y revistas mal llamados “del corazón” son los de mayor audiencia y tirada, cuando cada semana, en muchos canales de TV, pasan películas en las que se mata y asesina impunemente.

Algo muy serio no está funcionando cuando la violencia aparece, incluso, entre los más allegados. ¿Y nos sorprendemos por ello?

Algo no funciona cuando pretendemos que las instituciones municipales, autonómicas o estatales con sus jueces, leyes y sentencias arreglen lo que las personas somos incapaces de arreglar.

“El Estado que quiere regular y dominar todo se convierte en una instancia burocrática que no puede asegurar lo más esencial: una entrañable atención personal que necesita toda persona afligida. Esto solo se arregla con el cariño –el amor– que pongamos las personas en los demás, cuando seamos capaces de renunciar a nosotros mismos para el bien de los otros, cuando seamos conscientes que nada hace superfluo el servicio del amor”.

Hazte socio

También te puede gustar