Amado líder

En Pyongyang, capital de Corea del Norte, hay una inmensa y gélida explanada de mármol presidida por una colosal estatua de más de quince metros de al…

En Pyongyang, capital de Corea del Norte, hay una inmensa y gélida explanada de mármol presidida por una colosal estatua de más de quince metros de altura, del amado líder Kim Il Sung, padre difunto del actual dictador de uno de los pocos regímenes comunistas que todavía perduran en el mundo.

La población de Corea del Norte vive pensando que su mundo es el mejor de los posibles aunque pasan hambre, literal, y carecen de las más mínimas facilidades que caracterizan a la vida moderna, hasta el extremo de que la bicicleta se convierte en un lujo. Pero según el amado líder y sus sucesores pueden estar orgullosos porque son la avanzada del mundo en su doctrina y en haber conseguido el arma nuclear.

Los pies de la colosal estatua del Amado Líder; el culto al líder incluye presentarse en bodas y fiestas para venerarle

En España también se está desarrollando el culto al amado líder, pero como corresponde a una sociedad blanda que ya ha probado las mieles del consumo, el régimen no puede condenarnos al hambre, pero sí puede ocultarnos las miserias económicas, no solo las actuales sino las que nos atenazarán cada vez más en los próximos años alienándonos con la idea de que también somos los primeros.

Los primeros, no en bienestar, no en productividad, no en tecnología, no en educación, sino los primeros en establecer “nuevos derechos” a expensas eso sí, de los que lo son de verdad, de los derechos fundamentales.

Somos los primeros en el divorcio rápido, y ello ha hecho que se produzcan ya casi tantas rupturas como matrimonios.

Se ha establecido el matrimonio homosexual, liquidando la existencia en el Código Civil del hombre y la mujer, del padre y la madre, substituido por los asexuados términos de cónyuges y progenitores. Un cambio radical que ni tan solo la permisiva Holanda se ha permitido hacer.

Somos la avanzada mundial en la utilización de embriones humanos como material desechable. Y nos pasamos las recomendaciones de Naciones Unidas por el forro, legalizando la aberrante clonación humana.

Han hecho una ley de protección de la mujer contra la violencia que solo sirve para judicializar los conflictos de pareja, meter hombres en prisión, acentuando así el conflicto que genera más y más muertes.

Se ha hecho una ley de identidad sexual única en el mundo que decreta que la condición biológica de hombre y mujer es marginal delante de la voluntad. En eso sí somos un país a la cabeza de la humanidad.

Ahora, estando nuestra economía en caída libre, las familias colgadas de la deuda, el paro creciente, la inmigración entrando en situación de conflicto, Zapatero en lugar de actuar de manera responsable promete más gasto público, que no podrá pagar, como ya no puede pagar el coste de la engañosa ley de dependencia, y construye un nuevo imaginario para continuar este liderazgo que satisface los deseos de algunos pero contribuye a destrozar todavía más las reservas de la maltrecha sociedad española.

Ahora, de pronto, vamos a tener en palabras de una persona dotada de un cerebro entomológico, como es la ministra Bibiana Aiído, el “mejor aborto del mundo”, un calificativo estúpido cuando se refiere a un acto dañino.

Van a establecer una ley para regular la libertad religiosa, es decir, para limitarla, porque en la situación actual no hay un problema de libertad -¿cómo va a haberlo si hasta Tom Cruise y su iglesia han sido reconocidos como tales?

Se empeña en resucitar las heridas que todavía puedan quedar de una lejanísima Guerra Civil y a enterrar el logro de la reconciliación. Y se inventan esta brutalidad extraordinaria que es el suicidio asistido. Ese es el liderazgo que exhibe como arma de distracción masiva este desgraciado gobierno.

Estas medidas absurdas, porque dividen y enfrentan a los españoles cuando deberíamos concentrar nuestra atención en los problemas económicos y sociales que nos aquejan, no encuentran ninguna crítica entre los socialistas, porque ellos al igual que los funcionarios de Corea del Norte, acuden regularmente a la gran plaza de Pyongyang para reverenciar al coloso de Kin Il Sung, hecho piedra imperecedera.

En el PSOE solo impera el Amado Líder, y ninguna voz es capaz de pedir una política seria. Incluso el Partido Popular adopta un perfil bajo, temeroso de que defender el bien y la bondad sea algo de derechas.

Así empieza el reinado del “Amado Líder”. ¿Cuánto dejaremos que dure?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>