Amenazas en un pueblo a los defensores de la cruz de la iglesia

Ha sido en Callosa de Segura en Alicante, donde los vecinos se tienen que turnar para mantener una guardia junto a la cruz que impida que sea retirada por sorpresa en una decisión arbitraria del ayuntamiento

Los vecinos de Callosa de Segura (Alicante) no están dispuestos a permitir que se retire la cruz que luce junto a la puerta de la Iglesia Parroquial. Hace años que dejó de ser un símbolo amenazado por la Ley de Memoria Histórica ya que fueron retirados los nombres de las víctimas de la represión republicana en ese municipio de Alicante. Las víctimas de los crímenes de socialistas y comunistas ofendían a la memoria y tuvieron que ser retirados. Una muestra del revanchismo de una ley que dice querer defender a las víctimas y obliga a retirar los listados de las que cometieron las izquierdas a lo largo de toda la geografía española.

Además de impedir a los familiares de aquellos asesinados durante la Guerra Civil recordar a sus fallecidos, desde el invierno pasado el equipo municipal está empeñado en retirar el símbolo religioso. Una sencilla cruz, sin inscripción ninguna, que se encuentra junto a la Iglesia, en una de las plazas de Callosa. Frente a esta decisión municipal se ha creado una asociación de vecinos que busca preservar la cruz, como símbolo religioso con el que se sienten identificados.

Estos vecinos están haciendo turnos para mantener una guardia junto a la cruz que impida que sea retirada por sorpresa en una decisión arbitraria del ayuntamiento que preside el socialista Francisco José Maciá en una coalición que suma a los concejales comunistas y a los de Somos Callosa -filial de Podemos-. En total suman nueve concejales frente a los ocho del PP, que gobernaban antes en el municipio.

collage_callosa

Además de esta iniciativa, ahora tienen que sufrir una campaña de pintadas amenazantes contra quienes están dispuestos a defender la presencia de la cruz en su municipio. El pasado 1º de mayo, dos pintadas amenazadoras aparecieron en las paredes de Callosa.

La primera estaba dirigida contra el portavoz del grupo parlamentario del PP, Javier Pérez, a quien decía: “Estás muerto”. La segunda era un ataque a los sentimientos religiosos que están llevando a los callosinos a defender la cruz, y decía: “Una bomba a la cruz”, junto a dos cruces inversas pintadas a su lado.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    ¡Muy bien!, por aquellos del pueblo, decididos a honrar la Memoria Histórica de los dos bandos de la guerra civil, para esto se hizo la ley existente. ¡Lástima! Que los comunistas y podemos(leninistas camuflados por el nombre,y no por sus símbolos ,ni por sus palabras y hechos), sean incapaces de respetar, lo que ellos quieren que se les respete.

  2. 2

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>