Ante la epidemia de rupturas, Medvedev apoya que el divorcio sea mucho más caro en Rusia

Todo apunta a que Rusia está dando un giro significativo hacia los valores más tradicionales. Después de que el Parlamento ruso a…

Todo apunta a que Rusia está dando un giro significativo hacia los valores más tradicionales. Después de que el Parlamento ruso aprobara prohibir los anuncios de abortos y de que su presidente, Vladimir Putin, firmara las leyes que castigan las ofensas religiosas y la propaganda homosexual, el primer ministro, Dmitri Medvedev, apoya ahora una propuesta para que el divorcio sea mucho más caro.

La iniciativa ha surgido de varios senadores que quieren acabar con la epidemia de rupturas matrimoniales y la alta tasa de divorcios que sacude a las familias rusas. De hecho, en 2012 se produjeron alrededor de 642.000 divorcios, ante 1,2 millones de matrimonios registrados, según el Servicio Federal de Estadísticas.

Ante esa situación, según informó este lunes, 23 de septiembre, el diario The Wall Street Journal, Medvedev advierte: "usted debería activar su cerebro cuando registra un matrimonio, de lo contrario tendrá que pagar más para acabar con él".

La propuesta incluye que las tasas judiciales por llevar a cabo un divorcio suban hasta los 700 euros, cuando actualmente solo cuesta nueve euros separarse.

Cabe recordar que romper la unión matrimonial es relativamente fácil en Rusia, una situación que los expertos consideran un legado del régimen soviético, ya que la URSS fue uno de los primeros países donde se admitió que las parejas se divorciasen sin alegar una causa concreta.

Actualmente solo hace falta acudir al juzgado en la mayoría de los casos. Si no hay acuerdo, se puede llevar a cabo sin necesidad de acudir a un abogado. Así, durante los años 30, casi un 40% de las parejas en la URSS acababan en divorcio.

"Es verdad que a algunos les llama la atención que las parejas parecen casarse un lunes y divorciarse un martes", admite una joven moscovita que en realidad se opone a la propuesta de Medvedev. "No va a cambiar los sentimientos de los que quieren tener un divorcio. Solo empeorar el conflicto en la familia", argumenta.

Sin embargo, el primer ministro no está de acuerdo y apoya la propuesta, al mismo tiempo que el propio Putin arremete contra los países occidentales "a la deriva lejos del tradicionalismo cristiano", informa The Wall Street Journal.

En cualquier caso, si se aprueba definitivamente la propuesta, supondrá para el Estado una recaudación que podría rondar los 19.000 millones de dólares al año.

Medvedev ha concluido que el Gobierno tendrá que valorar todos los pros y contras antes de llevar adelante la idea, y no ha fijado fecha para iniciar el debate al respecto.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>