Ante la Navidad, “preparémonos no sólo con los regalos, sino con nuestro corazón”, dice el Papa a los niños

El Papa Benedicto XVI se dirigió este domingo, 11 de diciembre, a los más pequeños en la parroquia de Santa María de las G…

Forum Libertas

El Papa Benedicto XVI se dirigió este domingo, 11 de diciembre, a los más pequeños en la parroquia de Santa María de las Gracias en Roma y les pidió preparar la Navidad no solo con los regalos, sino también y sobre todo con el corazón.

“Sabemos que la Navidad está cerca: preparémonos no sólo con los regalos, sino con nuestro corazón. Pensemos que Cristo, el Señor, está cerca de nosotros, entra en nuestra vida y nos da luz y alegría", dijo a los niños asistentes en el patio de esta iglesia en medio de cantos y aplausos.

Según informa Aciprensa, el Santo Padre recordó que en la Carta a los Tesalonicenses el Apóstol San Pablo alienta a rezar siempre. “Naturalmente no quiere decir que tenemos que decir siempre palabras de oración, significa que no tenemos que perder el contacto con Dios en nuestro corazón. Si este contacto está, hay alegría”, subrayó.

El Papa se despidió de los pequeños deseando a todos “la alegría de la Navidad y toda la alegría de la presencia de Jesucristo Niño que es Dios en nuestro corazón. Felicidades! Feliz domingo y Feliz Navidad ahora!”.

Posteriormente, el Santo Padre presidió la Misa en el tercer domingo de Adviento, el llamado domingo Gaudete o de la alegría porque Dios está cerca. En ella resaltó la importancia de “fortalecer la fe ante los peligros e insidias, que pueden amenazarla en estos tiempos”.

También alentó a “superar los límites del individualismo, de la cerrazón, de la fascinación del relativismo, así como la atracción que ejercen formas de sentimiento religioso, que explotan las necesidades y los anhelos más profundos del alma humana, proponiendo perspectivas de fáciles pero ilusorias satisfacciones”.

“Han visto llegar a muchas personas en dificultad y en situaciones de malestar, que necesitan su ayuda material, pero también y sobre todo vuestra fe y vuestro testimonio como creyentes. Hagan de forma que el rostro de esta comunidad pueda expresar siempre concretamente el amor de Dios rico de misericordia, invitando a todos a acercarse a Él con confianza”, exhortó.

A los jóvenes

A continuación, Benedicto XVI se dirigió especialmente a los jóvenes, dirigiéndoles “una palabra de cariño y de amistad” y les dio palabras de aliento para seguir su camino, mientras les recordaba que la Iglesia Católica cuenta con ellos.

“El hoy y el mañana de la historia y el futuro de la fe están encomendados, en particular, a las nuevas generaciones. La Iglesia cuenta mucho con su entusiasmo, con la capacidad de los jóvenes de mirar hacia adelante, de estar animados por ideales y con su anhelo de radicalidad en las opciones de la vida”, concluyó.

Hazte socio

También te puede gustar