Ante una crisis de pareja, los españoles piensan más en su vida sexual y en su bienestar que en el de sus hijos

Les cuesta romper, pero en caso de ruptura el 54% teme por su grado de satisfacción con la vida y el 51% por su vida sexual, mientras un 47,5% cree que empeoraría el bienestar de sus hijos

En caso de ruptura, el bienestar de los hijos importa menos que el propio o el sexo En caso de ruptura, el bienestar de los hijos importa menos que el propio o el sexo

¿Hasta dónde una sociedad desvinculada puede anteponer su bienestar personal al bien común? Una posible respuesta a esta pregunta se puede deducir de las conclusiones del estudio “Opiniones y actitudes sobre la familia (II)”, elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Uno de los apartados de esa encuesta del CIS, realizada a 2.464 personas y cuyos resultados se publicaron en junio de 2014, constata que, ante una crisis de pareja, los españoles piensan más en las consecuencias para sus relaciones sexuales tras una ruptura y en su bienestar propio que en el de sus hijos.

Del estudio se concluye que a los españoles les cuesta romper, pero cuando la ruptura es inevitable el 54,1% teme por su grado de satisfacción con la vida y el 51% por su vida sexual, mientras un 47,5% cree que empeoraría el bienestar de sus hijos.

Convivencia de las parejas

Cuando a los encuestados se les pregunta por sus relaciones de pareja, un 73,3% dice tener pareja y un 26,6% no la tiene.

De los que tienen pareja, un 51,1% viven con ella, “están casados pero no han convivido antes de casarse”, es decir que prevalece la situación de la familia tradicional; un 19,6% también conviven juntos, “están casados y han convivido antes de casarse”.

Al mismo tiempo, un 17,1% “viven con su pareja pero no están casados”; y un 11,3% “no vive con su pareja ni están casados”, como se puede observar en la siguiente tabla, reproducida a partir de los datos del estudio del CIS.

En la situación de convivencia, prevalece la de la familia tradicional

En la situación de convivencia, prevalece la de la familia tradicional

Otra de las cuestiones que plantea el estudio hace referencia a las personas encuestadas que tienen pareja pero no conviven con ella. Cuando se les pregunta “¿cuál es la principal razón por la que no conviven con su pareja?, para un 28,6% la principal razón es económica, es decir no tener el suficiente dinero; seguida del hecho de que son demasiado jóvenes para vivir juntos (25,9%).

También influye que no llevan suficiente tiempo de relación de pareja o por motivos de trabajo o estudios (10%); otras razones (9,5%); mantener su independencia (9,1%); y en menor medida a causa de la familia (hijos/as, padres) (3,2%) o por no poder acceder a una vivienda (2,7%).

Ante una crisis de pareja…

En otro apartado del estudio, el CIS pregunta a aquellos que tienen pareja en la actualidad y conviven con ella sobre “qué actitud adoptaría ante una situación de crisis de pareja”.

Las respuestas apuntan a que, a priori, a los españoles les cuesta romper, dado que los porcentajes más altos de las respuestas se corresponden con “buscaría ayuda profesional para resolver la situación” (28,6%) y “aguantaría la situación todo el tiempo posible” (26,6%), como se ve en esta otra tabla.

Ante una crisis de pareja, a los españoles les cuesta romper

Ante una crisis de pareja, a los españoles les cuesta romper

Entre las otras opciones, “intentaría separarse de común acuerdo” (17,7%); no sabe, no contesta, que sorprendentemente suman en total un 17,2%; “no haría nada” (4,7%); “se divorciaría y pasaría página” (4,1%); y tan solo un 1,1% “hablaría con su pareja”, un bajo porcentaje que también llama la atención si se compara con los porcentajes de las dos respuestas mayoritarias.

…los hijos, por detrás del sexo y la satisfacción personal

El CIS también pregunta, solo a quienes tienen pareja en la actualidad, sobre qué aspectos mejorarían y cuáles empeorarían en la vida de los encuestados “si rompieran la relación con su pareja en los siguientes tres años”.

De las respuestas se puede concluir que a los españoles les preocupa más cómo empeoraría “su grado de satisfacción con la vida” (54,1%) y “su vida sexual” (51%) que “el bienestar de sus hijos/as” (47,5%), como se ve en este tercer cuadro, reproducido a partir del mismo estudio.

Sexo y satisfacción personal, por delante del bienestar de los hijos

Sexo y satisfacción personal, por delante del bienestar de los hijos

También creen que empeoraría “su situación financiera” (53,5%); y en menor medida “la posibilidad de hacer lo que Ud. quiera” (21,6%); y “lo que la gente piensa sobre Ud.” (18,6%)

En cuanto a lo que mejoraría, el mayor porcentaje es para “la posibilidad de hacer lo que Ud. quiera” (23,8%). Todas las demás opciones están muy por debajo del 5%.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>