Antena 3 y la clínica abortista Isadora

Es bien cierto que la audiencia promueve una competición despiadada entre las distintas cadenas televisivas, que ha dado lugar al gran predominio de l…

Forum Libertas

Es bien cierto que la audiencia promueve una competición despiadada entre las distintas cadenas televisivas, que ha dado lugar al gran predominio de los “programas basura”.

Tanto es así que el último informe del Consejo Audiovisual de Cataluña señala que la multiplicación de canales promueve este tipo de programas. Esto solo ya es un elemento digno de reflexión, en el sentido que cuando la libertad se confunde y se reduce a la existencia del máximo número de ofertas, sin preocuparse de la verdad, justicia y belleza de cada una, el resultado puede ser nefasto. La televisión es una muestra de ello porque cada día al elegir el canal millones de ciudadanos practican un determinado tipo de elección, de voto, podríamos decir.

La competencia despiadada está dirigida a conseguir mayores ingresos, obtener beneficios. La audiencia es solo un medio para ganar en publicidad. Por eso las cadenas utilizan otros procedimientos que seguramente deberían estar regulados o incluso prohibidos, como es el promover marcas de servicios y productos de manera “casual” en las series. ¿Quién no ha reparado en alguna ocasión en la marca de una etiqueta de leche que figura de manera destacada en una botella situada en un estratégico medio plano, o de pastelería industrial? Pero a nadie hasta ahora se le había ocurrido publicitar a una clínica abortista.

Lo hace precisamente Antena 3 y a sus propietarios debería caerles la cara de vergüenza. En la serie con protagonistas adolescentes “Física o química” se promueve la clínica Isadora, una de las más destacadas en el terreno del aborto y también desgraciadamente famosa porque se encuentra sujeta a un procedimiento judicial por los fetos arrojados de manera reiterada a la basura.

En el arcón congelador de dicha clínica se encontraban dos bidones de 25 litros de capacidad, en los que figuraban no sólo restos humanos sino también fetos enteros. Hasta ocho bidones fueron recuperados por la Guardia Civil, además de botes de plástico con fetos guardados en formol. Uno de los fetos tenía 25,4 cm. de longitud, otro 26,5 cm., otro 22 cm., otro 20 cm. También se encontraron restos fetales, manos, miembros superiores enteros. Todo esto ahora está sujeto a investigación y bajo secreto de sumario.

Muchos medios de comunicación, también en Europa se han hecho eco de este desprecio salvaje para con la condición humana. Ahora, Antena 3, por el simple afán de ingresar unos euros de más, promueve comercialmente a los autores de tamaños desafueros. Es una vergüenza de la que son responsables, no solo los ejecutivos directos sino aquellas personas que gozan de amplio reconocimiento social, los propietarios de la cadena.

Hazte socio

También te puede gustar