Antonio Gutiérrez Otero. El héroe olvidado de las islas Canarias

Nombre de archivo :DSCN0053.JPG Tamaño de archivo :860.3 KB (880966 Bytes) Fecha de la fotografía :2002/07/25 15:43:58 Tamaño de imagen :2048 x 1360 Resolución :72 x 72 ppp Número de bits :canal de 8 bits Atributo Protección :Desactivado Atributo Ocultar :Desactivado ID de la cámara :N/A Modelo :E995 Modo Calidad :FINO Modo Medición :Multipatrón Modo Exposición :Automático programado Flash :No Distancia focal :26.4 mm Velocidad del disparador :1/5.1segundo Abertura :F4.6 Compensación de exposición :0 EV Balance del blanco fijo :Automático Objetivo :Incorporado Modo de sincronización del flash :N/A Diferencia de exposición :N/A Programa flexible :N/A Sensibilidad :Auto Nitidez :Automático Modo Curva :N/A Modo Color :COLOR Compensación de tono :AUTOMÁTICO Latitud (GPS) :N/A Longitud (GPS) :N/A Altitud (GPS) :N/A

No podemos olvidar y desde estas letras rindo  homenaje a este bravo militar, que como a cientos de ellos en nuestra historia en común, han sido postergados e ignorados, después de dar sus vidas por España. En otros países de nuestro entorno se les recuerda y se les agradece en la memoria, estudiando sus méritos, mientras que aquí en nuestra España queremos enterrar este recuerdo, porque nos avergonzamos de nuestra historia.

En 1797 el almirante de la marina británica, Horacio Nelson, inicia contra la ciudad de Santa Cruz de Tenerife un ataque para someter al archipiélago canario  y de esa manera  agregarla  a la corona británica.  Esta tentativa de conquistar la isla se vio fracasada por las fuerzas de defensa de la ciudad, las milicias canarias, bajo el mando del teniente general Antonio Gutiérrez de Otero.

Nelson creó una fuerza de desembarque de  900 hombres para tomar la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, que estaba protegida por varias fortificaciones situadas en la costa. Mientras La Royal Navy tenía: cuatro navíos, cuatro fragatas, una  balandra, una goleta, lanchas y 3200 soldados frente a la isla.

La fuerza de la guarnición española constituida por unos 1700 milicianos, marineros y soldados,  extendidos por todas las fortificaciones a lo largo de la costa. Al final de la contienda los españoles sufrimos treinta y dos bajas y cuarenta heridos. Los ingleses, una balandra hundida, doscientos veintiséis muertos, ciento veintitrés heridos incluyendo el propio Nelson, que  perdió su brazo derecho, y  trescientos prisioneros que fueron liberados tras la capitulación.

La noche del 21 al 22 de julio el  comandante general y gobernador de Tenerifeteniente general Gutiérrez, dispuso la  preparación de  las defensas para un apremiante agresión de las tropas inglesas, por lo que congregó y extendió por la zona todo el poderío  que disponía, la gran mayoría de sus fuerzas eran milicias formadas por los vecinos de la isla (cada una de las Islas Canarias corría a cargo de estas milicias dirigidas por  mandos militares, venidos de la península), además  había un pelotón francés.

Esta hazaña, fue  gracias a la voluntad  y a la inteligencia del general Gutiérrez, pero sobre todo a la heroicidad con que combatió la población de Tenerife. Este general español a  sus 68 años, había pasado la vida combatiendo en la Península y en casi todo el mundo, había participado en siete guerras y había derrotado a los ingleses ya dos veces, en las Malvinas, donde manda la fuerza de desembarco, y en Menorca.

Los ingleses intentan rodear Santa Cruz, el desembarco por Bufadero, pero le falla la estrategia a Nelson porque desde La Laguna y Santa Cruz obstruyen su  adelanto por las montañas, posiblemente por el desconocimiento del terreno. Perdido este intento, promueve  otro ataque por sorpresa y de frente, por la zona donde se le esperaba. Gracias a los métodos de defensa planteados por el general Gutiérrez y el heroísmo del pueblo tinerfeño,  en la madrugada  del 25 de julio de 1797, las tropas de desembarco fueron derrotadas. Esta hazaña, conocida como la Gesta del 25 de julio, las tropas del General Antonio Gutiérrez Otero vencen a las tropas inglesas dirigida por el contraalmirante Horacio Nelson, en uno de los acontecimientos más importantes de la historia de España y lógicamente de Canarias. Sin embargo a pesar de la notabilidad de la victoria, puesto que frustró la estrategia inglesa, esta victoria quedó sin relevancia en los episodios de la guerra contra Inglaterra.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>