Apacienta, apacienta, sigue apacentando y… sígueme

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE …

Este texto del único Evangelio existente lo recoge y expone el discípulo amado, el predilecto que permaneció al lado del Señor hasta el final, San Juan Evangelista, en su relato Jn, 21, 15-24. (Un solo Evangelio en cuatro relatos o si lo prefieren Evangelio según… Mateo, Marcos, Lucas y Juan). Jesús le preguntó tres veces a Simón Pedro ¿me quieres? Pedro le dijo que sí cada vez. Y El le respondió las tres veces apacienta mis ovejas y cuida del rebaño. Eso pasó después de la Resurrección.


Esta pregunta iba dirigida al pecador que negó al Señor tres veces y que El eligió como Cabeza de la Iglesia. Es una triple pregunta reiterativa que nos hace también a todos los cristianos. Le señala a Simón, a San Pedro, como nos indica a nosotros por nuestro nombre de pila, la senda de la propia libertad: ¡Sígueme!

Seguir correctamente es obedecer las pautas evangélicas referidas sin menoscabo de la propia libertad interior, sino actuando desde ella en conciencia con la presencia normativa de las Sagradas Escrituras.

Este episodio lo relata sólo San Juan, en el the end del Evangelio. Es el momento en que Pedro repara en Juan y le pregunta a Jesús: ¿Y éste, qué? La respuesta es algo distinta: Tú sígueme. Tú, olvídate de lo que hagan los demás y sígueme a Mí. Pedro escucha esto y Juan, el discípulo amado, también lo escucha y por eso lo relata.

El ¿me amas más que éstos? ¿me amas? ¿en verdad me amas? es una interpelación a Pedro en presencia de Juan y con ellos dos a todos nosotros.

Pensarán Vds. que donde voy a salir. Pues por una aplicación concreta de ese ¿me amas?

Es la aplicación concreta en conciencia de cada uno y cada una. La pregunta no es mía. La respuesta es sólo la relatada, la del pecador con suegra pescador de peces y pescador de hombres. Yo también tengo la mía al igual que Vds. Es decir nunca la tengo ultimada. Es respuesta verdadera siempre, si no se las da de perfecta y todavía menos de pluscuamperfecta. Hay quien aprende pronto a empezar a contestarla. Hay quien tarda más, pues descubre tarde por primera vez la pregunta en su vida en un tarde que nunca es tarde. La interpelación es una llamada constante. Es personal e intransferible.

Para ayudar a interpretarla no hay un único modo. Un determinado texto de las Escrituras lo podemos leer y meditar muchas veces. Cada lectura personal es distinta de la anterior. En los textos sagrados están todas las concreciones del sígueme, apariciones y milagros cercanos aparte. Esto último no es el modo ordinario de la comunicación de Dios. Como no lo es nunca su comparación de nuestros hechos acreditados con los hechos acreditados del prójimo, salvo la propia personal en el juicio final ante sus ejemplos de Amor. Los de Jesús y también los del prójimo que tenemos cerca empezando por los santos y santas canonizados. Será un día de retrato final personal. No de nuestra belleza física, sino de los resultados propios acreditados en comunicación de tú a Tú. No será necesario hablar.

Criticar es fácil. No siempre es destructivo en la intención. Uno necesita posicionarse para entender “humanamente” en todo cuanto acontece a su alrededor. Pero Jesús no discutía, no entraba en ponderaciones humanas. Huía de ellas como de la peste. Se escabullía y se retiraba. ¿Dónde? A su silencio interior, la gran asignatura pendiente o deficiente en quiénes como yo se pretenden cristianos. Silencio interior quiere decir aparcarlo todo en el mundanal ruido residiendo en él, empezando por el discurso propio personal. Discurso que no pasa de la crítica inconsistente por más bienintencionada y razonada que esté.

El calendario litúrgico no coincide exactamente con el estacional. Por ejemplo en 2014 Corpus Christi está casi pegado a la verbena de San Juan (Bautista). Si además es divergente según en qué Autonomía resides, con fiestas estatales, regionales y locales distintas, fácilmente te lías, hasta el punto que el refranero queda superado. Cuando yo era niño existían tres jueves que relucían más que el sol en Catalunya. Actualmente desde hace tiempo no existe ninguno de los tres. O sea tú sígueme y olvídate del resto. No critiques y busca tu silencio interior. Amén.

PD. No pienso criticar, aunque esta mañana de la Santísima Trinidad me hayan notificado en mi parroquia que -por razones pastorales veraniegas- la única misa semanal y dominical se traslada temporalmente a una de media tarde sabatina que no existía, es decir cambio estival de domingo por sábado. Puedo seguir a Jesús este verano aceptando este cambio, si soy capaz de vivir mi libertad interior pegado a este cambio pastoral. O tal vez siga mejor a Jesús madrugando un poco en pos de mi silencio interior dominical, para celebrar el Domingo del Señor en otro lugar. Mejor otro lugar que en otra parroquia del mismo lugar. Así nadie me extrañará. Pensarán que estoy de vacaciones.

¿No he criticado, verdad? Si he criticado ya me confesaré, pero no como un loro, sino sólo a partir de mi silencio interior si en conciencia creo que he faltado a alguien. Igual por buscar mi silencio dominical con determinación en otro templo soy ejemplo, en eso de apacentar, para hermanas y hermanos de comunidad. Me parece que haré eso y lo diré. Pues en definitiva si esta parroquia, aparte de no celebrar el primero de mayo, carece de Sagrario desde siempre ¿El Señor reside en ella? Ya sé lo que me dirán Vds: “que si dos o tres están reunidos en mi nombre Yo estoy en medio de ellos” Y yo les digo: ¿Esta presencia es la misma que la Eucarística Real del Sagrario en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad? Me gustaría conocer si hay algún Prelado teológicamente preparado para contestarme en propiedad con autoridad de Pastor. Sres. Obispos: A mí me enseñaron a hacer la genuflexión ante el Sagrario al entrar y salir del templo y pasar ratos con Él fuera de misas . ¿Cuál es la razón evangélica que impide hacerlo tanto lo uno como lo otro en mi Parroquia de San José Obrero de Rubí? El décimo aniversario (2004-2014) de la diócesis de Terrassa ¿no basta para rectificar este curioso rumbo de gestión pastoral?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>