Apuntes sobre el PIB, la pobreza y las desigualdades

Los indicadores económicos presentan diferentes dimensiones y prismas desde donde analizarlos

El PIB todo i ser un indicador incompleto se aproxima inversamente a la pobreza El PIB todo i ser un indicador incompleto se aproxima inversamente a la pobreza

La forma más común para determinar si un país va bien económicamente o no es observando la evolución del producto interior bruto, es decir, del PIB que presenta. Este indicador se puede definir como la suma de todos los bienes y servicios finales producidos en un espacio económico durante un período determinado, normalmente un año, excluyendo el consumo intermedio utilizado en la producción. En los últimos años ya han surgido varias voces argumentando que esta medida refleja de forma incompleta la evolución económica de un territorio.

Una de las críticas más contundentes surge debido a que el PIB no es capaz de cuantificar correctamente el progreso técnico. Por ejemplo, hace 10 años todas las funcionalidades que hoy puede hacer un móvil (hacer fotos, grabar, entrar en internet, etc.) lo realizaban aparatos diferentes como son la cámara de fotos o la de vídeo. La suma del precio de todos los aparatos que realizan las funcionalidades que hoy puede realizar un móvil muy seguramente sumaban una cantidad bastante superior a la que hoy tiene un móvil. Este avance tecnológico, contrariamente a lo que sería lógico provoca una disminución del mismo PIB, ya que la suma de los bienes producidos en una economía es inferior.

Otro ejemplo de cómo el PIB no refleja de forma adecuada el valor de algunas actividades económicas es que mientras si es uno mismo quien limpia su piso, esta actividad no hace aumentar el PIB, de lo contrario si se contrata alguna persona que haga la misma actividad, entonces el PIB sí aumentará. Finalmente otras críticas que se le hacen a este indicador es que no tiene en cuenta las externalidades negativas que puede tener una actividad económica como es la contaminación o que parte de una concepción muy simple de prosperidad y progreso.

A pesar de estas críticas presentadas sobre PIB, cuando comparamos la evolución del PIB con la de la pobreza, en la mayoría de países presentan una evolución inversa bastante similar, es decir, cuando el PIB aumenta disminuye la pobreza. Por lo tanto, aunque el PIB es una medida muy incompleta, sí que nos puede dar pistas sobre cómo evoluciona económicamente un país.

Pobreza

Otro elemento de discusión en torno a los indicadores económicos es el cómo medimos la pobreza. Hay expertos que argumentan que a la hora de valorar la pobreza de una región se debe tomar en consideración el valor absoluto de los pobres que hay, otros por el contrario argumentan que lo que se debe tomar en consideración es la tasa relativa de pobres. Una forma de ilustrar esta disyuntiva es a través del siguiente ejemplo hipotético. Si tu hijo tuviera que elegir entre ir a un país donde hay 500.000 pobres y tiene una población total de 1 millón de habitantes (50% de pobreza) o a otro donde hay 450.000 pobres y tiene una población total de medio millón de habitantes (90% de pobreza); ¿a qué país recomendarías a tu hijo ir? Seguramente la respuesta sería que al primero. En todo caso el hecho de que exista sólo una persona pobre ya es un reto que debe afrontar el país en cuestión independientemente de la proporción o cantidad de pobres.

El trabajo doméstico no está contabilizado dentro del PIB

El trabajo doméstico no está contabilizado dentro del PIB

Desigualdades

En los últimos años, debido a la crisis económica, las desigualdades han aumentado en España y en buena parte de los países del mundo, pero sorprendentemente cuando se observa cómo han evolucionado las desigualdades totales, éstas llevan disminuyendo desde hace décadas, entonces, ¿cómo se puede producir este hecho? La respuesta es que aunque las desigualdades dentro de los países han aumentado, las desigualdades existentes entre los países se han reducido de forma más intensa, por lo tanto el resultado final es que las desigualdades totales han continuado disminuyendo.

Concluir que los conceptos económicos, y especialmente sobre los que me he referido en el artículo, no presentan sólo una dimensión sino que pueden tener varias definiciones posibles y prismas de análisis. Una forma de evitar caer en la superficialidad que algunos titulares pueden producir es informándose y consultar opiniones diversas sobre una misma temática.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>