Arquetipos cristianos‘, por Alfredo Sáez, sj.

“¿Qué es un libro? Un polemista que tiene la paciencia de esperarnos hasta que abramos sus páginas para dilatar el imperio de un conquistador”. Así an…

“¿Qué es un libro? Un polemista que tiene la paciencia de esperarnos hasta que abramos sus páginas para dilatar el imperio de un conquistador”. Así animaba el beato Anacleto González, uno de los protagonistas de esta obra, a fortalecer el ideal mediante la lectura de buenos libros. Este que reseñamos es uno de ellos.

Nos lo regala (casi literalmente, como indica su misión) la benemérita Fundación Gratis Date, nacida en 1988 bajo la inspiración de los padres Rivera e Iraburu. La editorial navarra junta en esta ocasión once biografías, todas ellas Arquetipos cristianos seleccionados entre los que el jesuita Alfredo Sáenz (Buenos Aires, 1932) viene publicando desde 1994 bajo el título común Héroes y santos.

Tarde se edita en España la obra de este profesor de Dogma y Patrística en la Universidad bonaerense del Salvador, conocedor singular de la Cristiandad medieval y la cultura rusa. Pero no hay deshora para el clásico.

Los arquetipos se suelen asociar a lo que Carl Jung llamó platónicamente “formas preexistentes”, configuradoras del inconsciente colectivo.

El psiquiatra suizo pensaba que a medida que se desvanecía el disfraz de los arquetipos -la religión-, el occidental protestantizado tenía tres alternativas: sustituirlo por ideologías, buscar sucedáneos en los símbolos orientales, o adentrarse “científicamente” en los arquetipos que informaban la naturaleza humana. A esto último se dedicó Jung, entre el mándala y la gnosis.

Pero el P. Sáenz se aleja de este viejo idealismo. Para él los arquetipos son otra cosa; no informan al hombre desde dentro, sino que le trascienden, conformándole desde lo alto.

Sólo hay un arquetipo: Cristo, el arjé-typos, el modelo original. De su belleza procede la atracción de los santos, donde se junta el hombre con el héroe. Admirándolos e imitándolos, el hombre se eleva sobre la medianía igualitaria y alcanza su perfección.

Hoy es difícil encontrar en las librerías algo semejante a las antiguas Flos sanctorum, recopilaciones hagiográficas que estimulaban la superación moral de los adolescentes y enervaban la tibieza de la madurez.

Sí se escriben vidas de santos, aunque muchas son sólo dorsos de calendario. Las hay almibaradas; otras son en exceso severas; quién se alarga sin calar; quién profundiza sin perspectiva; este corretea tras la acción; aquel se enreda en la contemplación; tal cita con impertinencia; alguno hace política o fantasea.

Pero estos Arquetipos cristianos son otra cosa. El P. Sáenz prueba en esta inmortal galería que Louis de Wohl no ha sido el último capaz de calentar almas con semblanzas de santos. Es posible conjugar hechos gloriosos con reposadas meditaciones, narrar con ilación enhebrando palpitantes textos del héroe. Y, para que se note que estas vidas son carne de verso, se puede también coronar cada perfil con un poema.

Los Arquetipos cristianos muestran cómo el apóstol Pablo y el monje Bernardo; el rey Fernando y la mantellata Catalina; la reina Católica y el fundador Ignacio; la mística Teresa y el obispo Toribio; el misionero Ruiz de Montoya, el político García Moreno y el intelectual Anacleto González; muestran, digo, cómo todos ellos, a pesar de su diverso tiempo y condición, están hermanados por el mismo espíritu de la caballería cristiana.

Ese espíritu que el autor ve encarnado en la meditación ignaciana de las Dos Banderas y en el ideal de la hispanidad; el divinal espíritu de servicio que busca la lucha sin desfallecer, que enseña con la vida, con la palabra y con la sangre del martirio; el mismo que abrasa al lector, helado casi siempre por biografías de ídolos modernos que sólo enchispan y mal abrigan del escéptico glaciar racionalista.

ARQUETIPOS CRISTIANOS
Alfredo Sáez, sj
Fundación Gratis Date,
Pamplona, 2005,
404 págs.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>