Artur Mas hermana a Cataluña y Massachussets, pero son de ‘familias’ distintas

“Existe una realidad catalana más eficiente y más efectiva… la Cataluña de la excelencia. […] En Boston, Cata…

“Existe una realidad catalana más eficiente y más efectiva… la Cataluña de la excelencia. […] En Boston, Cataluña luce y presumiremos de ello, que ya toca”. Son palabras del presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, en su reciente viaje a Boston, donde reafirmó su idea de Cataluña como “la Massachussets de los Estados Unidos en Europa”.

Mas destacó en su viaje los vínculos entre Cataluña y Massachussets, que entiende como la formulación de un criterio estratégico de país, y aseguró que el territorio catalán tiene los “activos necesarios” para aplicar el modelo de Massachussets, el estado norteamericano más parecido a Cataluña en dimensión territorial y demografía.

Sin embargo, este intento del presidente de la Generalitat de hermanar a Cataluña y Massachussets choca con una realidad que demuestra que ambos provienen de ‘familias’ distintas’.

Así lo muestra la información contenida en la tabla adjunta, elaborada en buena parte a partir de los datos publicados el pasado 20 de junio por el diario La Vanguardia. A partir de ella analizamos las grandes diferencias entre la comunidad autónoma catalana y el Estado norteamericano en lo relativo a presupuesto, PIB per cápita, desempleo, sanidad y presión fiscal, entre otros aspectos.

Más presupuesto con mucho menos PIB

Un primer vistazo a la tabla muestra que el presupuesto del Gobierno de la Generalitat de Cataluña es más grande que el de Massachussets, mientras que el PIB de los estadounidenses es mucho mayor que el de los catalanes.

Así, el porcentaje del presupuesto catalán sobre su PIB es del 19,14% y el del presupuesto de los estadounidenses sobre el suyo es del 8,17%. En cuanto al PIB per cápita, el de los habitantes de Massachussets es de 43.867 euros, en tanto que el de los catalanes es de 27.363 euros.

Esto pone de relieve que la acción de Gobierno de la Generalitat es mucho más determinante para el país que la de Massachussets. Es decir, si acierta en sus políticas equivale a mejorar la situación de los catalanes, pero si yerra también tiene un mayor efecto a peor, porque maneja mucho más dinero.

Hay otros datos curiosos en la tabla, como por ejemplo el número de hospitales y de médicos por habitante. En los dos territorios el número de hospitales es prácticamente el mismo, pero en Cataluña hay 505 médicos por cada 100.000 habitantes mientras que en Massachussets solo hay 469, es decir que los hospitales catalanes están mejor dotados de médicos que los estadounidenses.

El triple de paro

Por otra parte, el desempleo en Cataluña (20,5%) triplica el de Massachussets (6.9%). Y hay más datos relacionados con la economía que muestran las deficiencias del sistema catalán en comparación con el estadounidense.

Por ejemplo, la presión fiscal en Cataluña viene a ser como la de Suecia, pero sin gozar de los privilegios sociales que tienen los suecos. Por el contrario, la presión fiscal en Massachussets es mucho más baja, del orden de un 40% inferior.

Hay otras cuestiones singulares que distinguen a los dos territorios. En Cataluña, por ejemplo, hay dos copagos en Sanidad. El impuesto por el Gobierno central, que está calculado a partir de la renta de cada paciente, y el del Gobierno autonómico, de un euro por receta.

Y después está el céntimo sanitario, cuyo nombre formal es Impuesto de Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos o IVMDH, un tributo indirecto y opcional que recaudan las Comunidades Autónomas por cada litro de combustible y que no se trata de un céntimo sino de varios céntimos.

Por si fuera poco, el Gobierno central impone también el ‘céntimo verde’, que carga 5,3 céntimos más al precio del gasóleo y 4,6 al de la gasolina.

Todo ello hace que Cataluña pague mucho más que Massachussets, a pesar de que el Gobierno catalán maneje más dinero, un factor que no consigue que la actividad económica sea mucho más dinámica.

Otra característica que diferencia Cataluña de Massachussets es que, mientras el Gobierno catalán parece empeñado en importar el modelo de Las Vegas, ubicado en pleno desierto de Nevada, un emporio que va acompañado de problemas relacionados con la adicción al juego y la prostitución, al Gobierno de Massachussets ni se le ha pasado por la cabeza hacer lo propio en su territorio.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>