Asignatura de Religión: “Los padres, alumnos y profesores estamos sin voz ni voto”, dice la CONCAPA

Continúa la incógnita sobre el futuro de la asignatura de religión en la enseñanza pública española. El Gobierno y la Iglesia coinciden en la necesida…

Continúa la incógnita sobre el futuro de la asignatura de religión en la enseñanza pública española. El Gobierno y la Iglesia coinciden en la necesidad de diálogo, mientras la Confederación Católica Nacional de Padres de Alumnos (CONCAPA) denuncia precisamente la falta de interés del Ejecutivo socialista en mantener una reunión con los representantes de esta organización, que defienden que esta materia sea computable, evaluable y que tenga alternativa. “A la ministra de Educación sólo la conocemos por la televisión”, a pesar de que la campaña de recogida de firmas se ha cerrado con la cifra histórica de más de 3 millones de adscripciones, dice en una entrevista Luis Carbonell, presidente de la CONCAPA.

Aluvión de firmas y silencio administrativo

La campaña de recogida de firmas a favor de la clase de Religión impulsada por esta organización, que representa a más de 5 millones de padres de alumnos, se ha cerrado exactamente con la cifra de 3.012.874 personas adheridas a esta iniciativa. “Jamás ha habido un nivel de participación social como éste” afirma Carbonell en una entrevista publicada en la web de la CONCAPA, mientras expresa sus dudas sobre si José Luis Rodríguez Zapatero se decidirá a recibirles o no. “Si no nos recibe, querrá decir que al presidente del Gobierno le importan un bledo tres millones de personas y prefiere otros colectivos, mucho más minoritarios, pero que le aseguran un Gobierno”, dice el presidente de esta entidad.

Por lo que respecta al Ministerio de Educación, Carbonell se lamenta de la falta de interés que hasta ahora ha mostrado en reunirse con ellos: “No ha existido ningún tipo de diálogo sobre la clase de Religión… porque en estos meses de Gobierno no ha sido capaz de encontrar diez minutos para los padres que representan a la mitad del alumnado, lo que es muy preocupante, por no decir irresponsable”. La ministra María Jesús San Segundo no ha dado ningún tipo de justificación a este silencio, tan sólo alega “que no ha encontrado un hueco en la agenda… Si esta ministra repite su forma de actuar, pues a lo mejor lo que tenía que hacer es marcharse”, dice Luis Carbonell.

“El Gobierno miente”

Mientras las “estadísticas oficiales constatan que entre el 75 y el 80 por ciento de las familias estamos matriculando a nuestros hijos en la clase de Religión”, el ministerio no parece dispuesto a apostar por el consenso, dice el representante de la CONCAPA. “El Gobierno miente cuando dice que la reforma se está consensuando. No es cierto. Que digan que van a imponer la reforma porque tienen los votos suficientes, y ya está… Lo que sucede es que ha habido más prisas por cargarse la LOCE que por buscar una ley buena para el país”, añade.

Desde la CONCAPA se ha estado informando al Gobierno de la evolución que ha seguido la recogida de firmas, sin obtener respuesta alguna. “Hemos enviado varios burofaxes a medida que iba aumentando el número de firmas, y no ha habido ninguna respuesta por parte del señor Rodríguez Zapatero, que parece estar más interesado por su sillón que por el bien de muchas familias”, concluye el presidente de la CONCAPA.

“Sin voz ni voto”

Al mismo tiempo, según informa la agencia VERITAS, Carbonell denuncia la falta de consideración hacia los padres, alumnos y profesores en el Encuentro de Consejos Escolares Autonómicos y del Estado que se celebra estos días en Zaragoza: “Los padres, alumnos y profesores estamos sin voz ni voto, sólo la tienen los políticos”. La CONCAPA considera que se ha perdido “una oportunidad histórica de hacer algo serio” en materia educativa, ya que, en vez de llegar a un consenso social, “hay mucha participación pero no se puede opinar de forma diferente” a las posturas de la Administración.

Padres y alumnos creen que el Encuentro “es una pérdida de tiempo para todos… un teatro que está muy bien hecho”. A pesar de que el colectivo al que representa es el más afectado por la reforma educativa, ninguna de sus opiniones son tenidas en cuenta en el foro y Carbonell denuncia que “por primera vez después de 16 años se ha impedido que un consejero exprese sus puntos de vista en un órgano supuestamente participativo”.

La crítica se extiende al hecho de que más de 700 enmiendas presentadas, producto de cuatro meses de trabajo de los distintos miembros de Consejos Escolares, han sido reducidas a 13. Al mismo tiempo, de los 150 consejeros de las diferentes Comunidades Autonómicas que han asistido, sólo 18 “tendrán la oportunidad de expresarse”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>