Aumenta el número de sacerdotes: el Papa les llama a ser la “luz del mundo”

El Papa Benedicto XVI ha afirmado que los sacerdotes deben ser la luz del mundo y la Iglesia. Además, el obispo de Roma ha señalado que …

El Papa Benedicto XVI ha afirmado que los sacerdotes deben ser la luz del mundo y la Iglesia. Además, el obispo de Roma ha señalado que “el sacerdocio cristiano no es un fin en sí mismo. Ha sido querido por Jesús en función del nacimiento y de la vida de la Iglesia. Por ello, todo sacerdote puede decir a los fieles, parafraseando a San Agustín: Vobiscum christianus, pro vobis sacerdos. La gloria es la gloria del sacerdocio y de servir a Cristo y a su Cuerpo místico”.

El pontífice se ha manifestado así en su discurso a los participantes de la asamblea general de la Fraternidad Sacerdotal de los Misioneros de San Carlos Borromeo en ocasión de su 25° aniversario. En ese contexto, Benedicto XVI recordó la necesidad constante de renovación de los sacerdotes.
En este sentido, en sus palabras a la rama sacerdotal del movimiento Comunión y Liberación, el Papa ha destacado demás que “la presencia de vocaciones sacerdotales es un signo seguro de la verdad y la vitalidad de una comunidad cristiana. De hecho Dios llama siempre, también al sacerdocio, ya que no hay crecimiento verdadero ni fecundo en la Iglesia in la auténtica presencia sacerdotal que la sostenga y la alimente”.
“Los diversos caminos de esta renovación no pueden dejar de lado algunos elementos irrenunciables –ha proseguido-. Primero que nada una educación profunda a la meditación y la oración, vividas como diálogo con el Señor resucitado presente en su Iglesia”. Y por otro lado: “un estudio de la teología que permita encontrar las verdades cristianas en la forma de una síntesis ligada a la vida de la persona y de la comunidad: solo una mirada sapiencial puede de hecho valorizar la fuerza que la fe posee para iluminar la vida y el mundo, conduciendo continuamente a Cristo, Creador y Salvador”.
La vida en común, realidad de la comunión
Benedicto XVI se ha referido también a la necesidad de la vida comunitaria para los sacerdotes y ha indicado que “la vida en común no es solamente una estrategia para responder a estas necesidades. No es tampoco, por sí misma, solo una ayuda ante la soledad y la debilidad del hombre. Todo esto puede ser, ciertamente, pero solo si la vida fraterna es concebida y vivida como camino para ingresar en la realidad de la comunión”.
Vivir con otros significa aceptar la necesidad de la propia y continua conversión y sobre todo descubrir la belleza de tal camino, la alegría de la humildad, de la penitencia, pero también de la conversación, del perdón efectivo, del mutuo acompañamiento”, ha dicho.
“Nadie puede asumir la fuerza regeneradora de la vida común sin la oración –ha matizado-, sin mirar la experiencia y la enseñanza de los santos, en particular modo de los Padres de la Iglesia, sin una vida sacramental vivida con fidelidad”.
Aumentan los sacerdotes católicos en el mundo
El número de sacerdotes en el mundo ha aumentado en un 1,4 por ciento. Así lo relevan las cifras el diario vaticano L’Osservatore Romano en su edición del 10 de febrero que adelantó datos que se harán públicos en el Anuario Estadístico de la Iglesia.
En el mundo ya hay 410.593 sacerdotes. De todos ellos, 275.542 pertenecen al clero diocesano y el resto al clero religioso. El incremento del 1,4 por ciento en el número de sacerdotes es el resultado del aumento del 4 por ciento del clero diocesano y de la disminución del 3,4 por ciento del religioso.
La mayor parte de los sacerdotes son europeos (el 46,5%), seguidos de los americanos (29,9%), asiáticos (13,5%), africanos (8,9%) y de Oceanía (1,2%).

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar