Aún queda gente buena en el mundo: diez actos que lo demuestran

Crisis, corrupción, maltrato animal, bullying… y un sinfín de temas más empañan o eclipsan muchas veces pequeños …

Crisis, corrupción, maltrato animal, bullying… y un sinfín de temas más empañan o eclipsan muchas veces pequeños actos de bondad de personas que llegan a convertirse en héroes anónimos del día a día y que, quizás porque no aparezcan en los medios, no llegamos a ser conscientes de que suceden, y muchas veces más cerca de lo que pensamos.

En ocasiones, es fácil llegar a ver sólo el lado negativo de las cosas y sentirse decepcionados del mundo y del ser humano en general. Por ello, vale la pena mostrar una recopilación de 10 pequeños actos de bondad, hechos al azar desde distintas partes del mundo, de personas que no tenían por qué hacer lo que hicieron, pero que lo hicieron y se dejaron llevar por el desinterés.


Jordin Tootoo, jugador profesional de hockey de los Detroit Red Wings, hizo inmensamente feliz a este niño, dedicándole unas simples palabras y regalándole su stick de hockey.

Sucedió en Perth, Australia. Cuando la pierna de este hombre se quedó atrapada entre el tren y el andén de la estación, un hombre dio la voz de ayuda y en pocos minutos toda una masa de personas, completamente desconocidas, unieron sus fuerzas para hacer esto.

La joven de la derecha fue nombrada y coronada reina de la fiesta, pero cedió su corona a una compañera a la que le estaban haciendo bullying.


Estos agentes de policía se aseguraron de que todas las pizzas llegaran a sus destinos, después de conocer que el repartidor estuvo involucrado en un accidente.

Estos estudiantes se vistieron con faldas en símbolo de apoyo a su compañero transexual, que estaba sufriendo acoso escolar.

Estos estudiantes reconfortan a su compañero de clase con un gran abrazo, después de que éste perdiera a su madre por culpa del cáncer.

Estos empleados de un centro comercial arreglan la silla de ruedas de un veterano de guerra después de que ésta se rompiera de improvisto.

La anciana de la imagen se dedica a barrer y arreglar una pequeña parcela ubicada en la mediana de una gran avenida de Manhattan, Nueva York porque "a veces, la ciudad no puede hacerlo todo. Hay muchas cosas que hacer en Manhattan, así que me gusta ayudar".

A este hombre no le importaba mojarse con tal de ayudar a una completa desconocida.

Un vecino dejó este sobre por debajo de la puerta de la casa de una pareja joven y en espera de un bebé que acababan de sufrir una inundación: "Querido propietario, iba a entregar este sobre a la Cruz Roja pero he decidido regalártelo directamente a ti. Te deseo mucha suerte para comenzar de nuevo y lamento las pérdidas".

Hazte socio

También te puede gustar