Autosegregación gay: el Reino Unido estudia abrir un colegio exclusivo para LGBT

A primeros de julio de 2011 el homosexualismo político en Suecia daba una vuelta de tuerca a sus planteamientos al salir a la luz la propuesta …

Forum Libertas

A primeros de julio de 2011 el homosexualismo político en Suecia daba una vuelta de tuerca a sus planteamientos al salir a la luz la propuesta educacional de la guardería sueca Egalia de tratar a los niños y niñas sin adjudicarles género. Es decir, no considerar a los niños como niños y a las niñas como tales sino de forma neutra.

En esta línea de transformar las instituciones educativas en favor del homosexualismo político, surge ahora en el Reino Unido la iniciativa de abrir el primer colegio para gays; un centro, supuestamente libre de acoso, donde tendrían cabida todas las sexualidades.

De esta manera, el primer centro educativo público para estudiantes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) podría abrir sus puertas en Manchester en los próximos tres años, y tendría cabida para un total de unos 40 alumnos a tiempo completo y otros 20 a tiempo parcial.

Sin "miedo al prejuicio"

El anuncio de este proyecto ha corrido a cargo de la organización benéfica LGBT Youth North West, que acaba de recibir una subvención de la Administración local para transformar un centro comunitario que gestiona, donde se ubicaría la escuela, aunque por ahora se trata solo de un plan que está en la fase de consultas previas.

“Hemos abierto un proceso de consultas con la comunidad LGBT, entre otros colectivos, para determinar en qué quiere la gente que se convierta nuestro centro de Manchester en el futuro”, según declaraciones de Sally Carr, directora operativa de LGBT Youth Northwest, al diarioEl País.

“Hasta la fecha, los propios jóvenes homosexuales, bisexuales y transgénero son quienes nos han trasladado que son partidarios de la opción de que haya en el futuro un centro educativo inclusivo, al que pudieran asistir libres del miedo al prejuicio”, argumentó Carr.

“Cualquier centro educativo alternativo que pongamos en marcha en el futuro estará abierto a alumnos de todos los géneros y sexualidades, y será un lugar libre de homofobia”, continuó.

Se trataría de un centro alternativo, financiado por la Administración local, al que las autoridades educativas podrían derivar aquellos alumnos para los que la educación convencional no funciona. Se proporcionaría un currículo a medida para cada alumno, que incluiría técnicas de trabajo de la autoestima.

El colegio estaría especializado en jóvenes LGBT, pero estaría abierto a otros alumnos. Un curso costaría cerca de 16.000 libras, lo mismo que en otras escuelas especializadas. Pero desde la organización defienden que, a la larga, supondría un ahorro para la Administración.

El proyecto se inspira en el modelo del instituto Harvey Milk, en Nueva York, el primer centro del mundo de estas características, bautizado en honor al activista californiano asesinado en 1978. El centro comenzó a funcionar en 1985, pero desde 2003, gracias a una subvención del entonces alcalde Michael Bloomberg, las enseñanzas que imparte son oficiales y financiadas con dinero público.

El argumento principal de los defensores del proyecto es el acoso a los estudiantes homosexuales. Amelia Lee, directora estratégica de la organización, insiste en que “a pesar de las leyes que supuestamente protegen a los gais del acoso homófobo, la cierto es que, sobre todo en las escuelas, este es todavía increíblemente común y provoca que los jóvenes se sientan aislados y alienados, lo que a menudo conduce al absentismo escolar y, en el peor de los casos, al suicidio”.

Autosegregación gay

Sin embargo, cabe preguntarse si el argumento del acoso ha de ser motivo para caer en lo que podría considerarse como autosegregación del colectivo de alumnos LGBT, ya que el acoso está muy presente en otros colectivos como los de etnia gitana, los alumnos que padecen sobrepeso o, sencillamente, los más débiles, y no por ello se plantea la necesidad de crear escuelas específicas para ellos, sino de mejorar la convivencia a pesar de las diferencias.

Habría que planearse, por ejemplo, cómo reaccionaría la sociedad si se propusiera crear un colegio público solo para niños y niñas con sobrepeso.

Por otra parte, esa tendencia a autosegregarse es una particularidad muy presente en el homosexualismo. Sirvan como ejemplo, las saunas y bares de ambiente homosexual, las áreas de cruising, los hoteles para gays, los juegos olímpicos gays, y un amplio etcétera.

¿Que lógica tiene este planteamiento?, porque si se trata del homofóbico habría que considerar también que, dentro de una sociedad plural, no todo el mundo acepta al otro. Los ejemplos son múltiples: gitanos, sin techo, musulmanes, e incluso los propios cristianos…, pero no por ello plantean autosegregarse de la sociedad.

La cuestión de fondo es que además de construirse un mundo propio y cerrado, el homosexualismo político trabaja activamente para trasladar al conjunto de la sociedad la imposición de su forma de vida, algo que no se da el los otros casos.

En realidad, aunque con dificultades, la solución no deja de estar en un doble sistema educativo, el de la escuela y el de la familia, en el que el respeto hacia el que es diferente sea algo muy a tener en cuenta.

Hazte socio

También te puede gustar