Baja la adhesión de los musulmanes al terrorismo

El cruel asesinato del piloto jordano Moaz al-Kasasbeh ha provocado una amplia repulsa e indignación en todo el mundo. Es evidente que la viole…

El cruel asesinato del piloto jordano Moaz al-Kasasbeh ha provocado una amplia repulsa e indignación en todo el mundo. Es evidente que la violencia del Estado Islámico recibe una fuerte condena por parte de los países de Occidente, pero, ¿qué se piensa en los países de religión musulmana mayoritaria? El Centro de Investigación Pew ha publicado un interesante documento donde resume los resultados de sus encuestas realizadas durante más de una década en países de religión musulmana mayoritaria donde se preguntaba el grado de identificación de las personas con el extremismo terrorista. Hay una alta coincidencia entre los musulmanes en condenar el extremismo y también una gran preocupación al respecto. Los resultados son evidentes. En la encuesta realizada en la primavera del 2014, el 62% de los jordanos dijeron que estaban preocupados por el extremismo islámico en su país, mientras que un año antes esta preocupación era compartida sólo por el 54% de los jordanos. También se constata un incremento similar en el Líbano, Túnez, Egipto y Turquía.

La encuesta también identificó una visión muy negativa hacia Al Qaeda y otros grupos extremistas en la mayoría de países de mayoría musulmana. La calificación más positiva a favor de Al Qaeda estaba en los territorios palestinos, donde el 25% tenía una opinión favorable hacia esta organización terrorista. Los analistas del Centro de Investigación Pew destacan un patrón que se repite en diferentes partes del mundo: cuantas más personas están expuestas a la violencia terrorista, más personas la rechazan. Jordania es un buen ejemplo. A principios de la última década, los jordanos expresaron niveles relativamente altos de apoyo a los atentados suicidas y una alta confianza en Osama bin Laden, pero esto cambió después de los ataques suicidas de noviembre de 2005 sobre tres hoteles en Amman, capital de Jordania. Los atentados, que mataron a decenas de personas e hirieron a más de un centenar, fueron cometidos por un afiliado a Al Qaeda, dirigido por el jordano Abu Musab al-Zarqawi. Tras estos atentados, en una encuesta sobre el terrorismo, el apoyo de los jordanos a Bin Laden y los ataques suicidas había bajado del 57%, de meses antes, al 29%. Hoy en día, se sitúa en el 15%. Del mismo modo, la confianza en Bin Laden ha caído del 61% al 24% después de los atentados y, en el momento de su muerte, sólo el 13% de los jordanos tenía confianza en el líder terrorista.

Pakistán es otro ejemplo. Las acciones terroristas continuadas de los talibanes contra los paquistaníes en la última década han llevado a muchos musulmanes a rechazar el extremismo violento. En 2004, el 41% de los musulmanes paquistaníes manifestaban que un atentado suicida a menudo podía justificarse; para el año 2014 sólo el 3% sostuvo este punto de vista.

¿Te ha gustado esta noticia?

Ayúdanos a pagar el precio de la libertad

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>