Bajo sospecha. Una fenomenología de los medios, de Boris Groys

Boris Groys es uno de esos rusos a los que, habiendo estudiado filosofía y matemáticas, les dio por el arte y el estructuralismo ling&uu…

Boris Groys es uno de esos rusos a los que, habiendo estudiado filosofía y matemáticas, les dio por el arte y el estructuralismo lingüístico. Aunque se forjó en la vieja Unión Soviética, acabó en Alemania. Este itinerario le ha llevado a ser un personaje intelectualmente peculiar, así como la obra que presentamos.

Con un lenguaje conceptualmente críptico y sólo parcialmente inteligible si se ha leído una obra anterior: Sobre lo nuevo. Conceptos como ‘el espacio submediático’ o la trasposición semántica entre lo ‘objetivo’ y lo ‘subjetivo’no pueden menos que liar al lector. Inmerso en un mundo conceptual propio, el autor genera su discurso que en algunos momentos roza la genialidad y en otros desorienta.

Para entender el poder de lo mediático, Groys nos arrastra a la interpretación del posestructuralismo. Este movimiento saludó una nueva interpretación de los signos y anunció una interpretación del lenguaje que escapaba a la relación entre los signos y las cosas que representaban. En ello “radica el feliz, revolucionario y optimista anuncio del pensamiento posestructuralista: los signos escapan de todo control consciente por parte del poder, gracias al continuo movimiento y desplazamiento de sus significados”. Pero el posestructuralismo, proponiendo un subjetivismo radical, se equivocaba de pleno, pues será el poder el que aprovechará ese “fluir de significados”. Por eso, “lo que fue interpretado como un discurso antiautoritario, que habría de liberar el flujo del lenguaje del sujeto vigía, del control del poder y de la censura, ha terminado por revelarse como una estrategia de mercado y gestión”.
En una segunda parte del libro, titulada La economía de la sospecha,se revisarán los autores franceses que han propiciado el estructuralismo y que han teorizado el posestructuralismo: Marcel Gauss y sus teorías del cambio simbólico, Claude Lévi-Strauss y su reinterpretación de los signos lingüísticos y su posterior desarrollo del concepto del ‘significante que flota’. Le seguirán reflexiones hiladas sobre la obra de Bataille, Derrida y Lyotard. Total, este libros sólo es apto para los que ya se hayan adentrado en el intrincado mundo de la lingüística y de los signos.
BAJO SOSPECHA. UNA FENOMENOLOGÍA DE LOS MEDIOS
Boris Groys
Pre-Textos
Valencia, 2008
295 págs
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>