Baleares, más cerca de derogar la Ley que defiende la maternidad

Los socialistas de baleares, Més y Podemos votan en contra de las enmiendas presentadas por PP, Ciudadanos y El Pi, que los acusan de “sectarios”

Parece una ironía, pero es más grave: el mismo día que el mundo entero celebraba el Día de la Mujer Trabajadora, el Parlamento de las Islas Baleares derogaba la Ley que regula y establece la protección a la maternidad.

Este martes 8 de marzo el Gobierno balear ha desplegado una irresponsabilidad social y económica de calado. Las leyes de protección a la maternidad no solamente son imprescindibles para una sociedad que piensa en su futuro, sino que están en absoluto desarrollo y en auge en Europa. Es el caso de Suecia, Alemania o Francia, entre otros, que están destinando recursos y esfuerzo a conseguir que las mujeres se sientan incentivadas a tener hijos para revertir la actual tendencia demográfica. Lo contrario encarna una ideología autodestructiva.

El Parlament de las islas se ha valido de los votos de los partidos que apoyan al Govern, las enmiendas a la totalidad de la derogación de la ley que regula y establece la protección a la maternidad aprobada en 2014, durante el ejecutivo balear del PP, por la cámara legislativa balear.

En concreto, PSIB, Més y Podemos (29 votos) han votado en contra de estas enmiendas presentadas por PP, Ciudadanos y PI (20), y que defendían que la ley aprobada durante el Govern del PP no fuera derogada, como han propuesto los partidos que apoyan al Ejecutivo autonómico.

La diputada del PP Sandra Fernández ha criticado que el Govern quiera derogar una ley que pretendía que la Administración apoye a las mujeres que quieren ser madres pero tienen dificultades económicas para serlo.

“Con la derogación de esta ley están siendo totalmente sectarios”, ha afirmado Fernández, quien ha reclamado a los partidos que apoyan al Govern (PSIB, Més y Podemos) que en lugar de derogar la ley la modifiquen.

La diputada de El Pi Maria Antònia Sureda ha criticado también que el Govern ni siquiera se haya planteado mejorar la normativa, y ha afirmado que la derogación de la ley “sí es ideológica y proabortista”.

“Un Govern debe regular por sobre lo que piensan dos extremos (derecha e izquierda) porque eso es interés general”, ha señalado Sureda, quien ha rechazado “el sectarismo” que practican los partidos que apoyan al Govern.

El Parlament de las Islas Baleares

El Parlament de las Islas Baleares

La diputada de Ciudadanos Olga Ballester ha calificado de “inexplicable” la derogación de la ley que, en su opinión, tiene artículos novedosos, como los que aluden a las adolescentes.

Para Ballester esta ley “no solo no debe ser derogada sino desarrollada” con el apoyo de todos los partidos y ha coincidido en que su derogación “es fruto del sectarismo político del que los ciudadanos están cansados”.

¿Una ley innecesaria?

La consellera de Servicios Sociales, Fina Santiago, ha defendido la derogación de la ley de 2014 en que no supera en ningún aspecto a la ley estatal, lo que la hace innecesaria. Sin emabargo, es muy común que leyes estatales se dupliquen con otras autonómicas que quieren poner especial énfasis en lo que se legisla en ellas.

Santiago ha dicho que el Govern no se ha propuesto modificar la normativa porque se debería cambiar de pies a cabeza, y no se justifica porque “la maternidad no se defiende con esta ley”.

Según la consellera, la futura ley de renta social protegerá más la maternidad que esta normativa que ha calificado de “hipócrita”. Lo único que aporta de nuevo esta ley, ha dicho, es “un teléfono de información, un plan que no da ningún derecho” y una subvención a una ONG para informar sobre los derechos reproductivos de la mujer, función que ya cumple la red de profesionales de “forma neutral”.

En el mismo sentido se han pronunciado PSIB, Podemos, Més per Mallorca y Més per Menorca. La diputada socialista Silvia Cano ha defendido que la ley que se prevé derogar “no reconoce el derecho a la maternidad libre” y no aporta ningún recurso nuevo a la mujer embarazada. Es decir, que se quiere recoger el supuesto derecho de la mujer a abortar o a someterse a procesos de fertilidad, inseminación o fecundación in vitro a costa de la sanidad pública.

Los socialistas parece que echan en falta que la Ley que pretenden derogar haga ostentación de la ideología de género. En este sentido, Margalida Capellà ha afirmado que se trata de: “Una ley paternalista que presenta a las mujeres como seres indefensos y las convierte en incubadores bien baratas“, ha dicho la diputada de Més per Mallorca, para criticar la ley, que considera “inútil” y que debe ser derogada por “dignidad”.

En la misma línea, el diputado de Més per Menorca Josep Castell se ha referido a la ley como “retórica, paternalista y doctrinaria” y ha criticado que si el PP considera que “con esta mierda de artículo” la situación de las adolescentes embarazadas se pueda revertir. La diputada de Podemos Marta Maicas ha considerado esta ley autonómica “innecesaria” porque afianza un modelo que “refuerza los roles tradicionales”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>