Barambio y el monstruo de Austria

Pero hombre, don Josep ¿Cómo va a querer el dueño de una caverna oscura que venga nadie a poner una vela encendida, una cámara de alta resolución y un…

Forum Libertas

Pero hombre, don Josep ¿Cómo va a querer el dueño de una caverna oscura que venga nadie a poner una vela encendida, una cámara de alta resolución y un micrófono ambiental, para que todos vean y oigan lo que pasa en esa caverna?

El monstruo que vive en ella dirá entonces: "podía haberlas matado, y nadie lo hubiera sabido". Es la forma de argumentar del monstruo que el no es un monstruo cuando lo que vemos es objetivamente monstruoso.

Y hay quien termina dando gracias al monstruo por no haber sido más monstruoso todavía. No, si al final va a resultar que el monstruo vela por los derechos fundamentales de las víctimas que se come, en especial del principal de esos derechos: el derecho a la vida: "nadie como yo ha garantizado el derecho a la vida de mis víctimas", dice el monstruo, que en el caso de Barambio son también las mujeres que han tenido la desgracia de caer en sus manos y en el caso del austriaco ese de moda, sus propias hijas.

Aún tenemos capacidad de aguante y aguantaremos, pero como dijo Henry (Harrison Ford) en la película "A propósito de Henry", en algún momento vamos a tener que decir "¡hasta donde!".

Porque es ya el Gobierno el que propone descaradamente una caverna a oscuras donde no se vea lo que se hace con mujeres y niños, donde los Barambios defiendan el derecho a la vida de los seres humanos, mientras los que se oponen a otras cosas anuncian un soleado verano tras esta tormentosa primavera que ahora pasan.

Yo ya no aguanto más y digo ¡hasta donde!, es decir, que se vayan a freir espárragos TODOS los políticos en activo, en especial los que no dicen, debiendo hacerlo ¡hasta donde! con palabras y con hechos.

Hazte socio

También te puede gustar