Barcelona acoge un multitudinario acto de desagravio por blasfemia a Santa María

1000 personas se dieron cita en la Basílica del Tibidabo para honrar y desagraviar a la Virgen María, así como para orar por las personas que cometieron la blasfemia

(Tekton).- Una Basílica del Sagrado Corazón de Jesús del Tibidabo repleta de fieles devotos de María recibió ayer, 25 de junio, las imágenes de Nuestra Señora de Montserrat y Nuestra Señora de los Desamparados, cerca de 1000 personas se dieron cita en este templo para honrar y desagraviar a nuestra madre del cielo, así como para orar por las personas que cometieron la blasfemia.

El acto empezó con la entrada en procesión de las dos imágenes, una gran emoción se percibió entre los fieles a la entrada de la imagen de nuestra señora de Montserrat. A continuación tuvo lugar la Santa Misa celebrada por el P. Antonio Turú, superior general de los misioneros de Cristo Rey, y predicada por el P. José Maria Serra, misionero de Cristo Rey. Es posible escuchar la homilía entera en nuestro canal de tekton. El padre predicador animo a todos los asistentes a tomar el acto de desagravio como una invitación a vivir una vida en desagravio a los corazones de Jesús y María.

Concluida la Santa Misa se expuso el Santísimo Sacramento y se rezó el Santo Rosario en desagravio a nuestra Señora. Finalizado el rosario se bendijo a la ciudad de Barcelona, y a todos los asistentes.

Finalmente se procedió a la veneración de las imágenes y a la ofrenda floral. Jóvenes de San José da las gracias a todos los asistentes, y a todos los que han rezado y colaborado en la difusión de este evento tan necesario.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Desde mi condición de católico no practicante, así como la de democrático profundo, entiendo que cualquiera que sufra una discriminación quiera y pueda reivindicarse, pero es mostrar muy poca categoría humana que, para reivindicarse uno o un colectivo, tenga que recurrir necesariamente a desmerecer, para decirlo suavemente, a símbolos creencias o, incluso, credulidades que tienen otros.
    Entiendo que esas personas que ahora se han atrevido a salirse del armario, reclamen el sagrado derecho a la consideración, como seres humanos que son, porque esa diferencia que padecen respecto a la mayor parte de la humanidad, no es responsabilidad suya, y donde no hay responsabilidad uno entiende que tampoco debe haber culpa. Entiendo, pues su situación. La entiendo y la comprendo, pero lo que no puedo comprender es que para esa reivindicación suya todo lo legítima que se quiera, necesiten faltarle el respeto a otros ciudadanos, ya que sus derechos religiosos y humanos son tan legítimos como los suyos, aunque no los compartan, de la misma manera que yo no comparto ciertas credulidades, pero que así y todo me merecen todo el respeto.
    Compañeros de ese colectivo de homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, etc., etc., si deseáis respeto, empezar vosotros respetando también a vuestros semejantes. Fuera del armario existen unas normas de convivencia, y es de razón que se respeten, ¿no os parece?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>