Benedicto XVI muestra su dolor por la muerte del arzobispo iraquí

El arzobispo católico caldeo de Mosul, Paulos Faraj Rahho, secuestrado el pasado 29 de febrero por extremistas iraquíes, apareció muerto y enterrado c…

El arzobispo católico caldeo de Mosul, Paulos Faraj Rahho, secuestrado el pasado 29 de febrero por extremistas iraquíes, apareció muerto y enterrado cerca de esta localidad del norte de Irak este jueves, 13 de marzo. Aún se desconoce si fue asesinado o murió por problemas de salud.

 

Al recibir la noticia, Benedicto XVI manifestó en un mensaje su profundo dolor por el fallecimiento del arzobispo: “Que este trágico acontecimiento sirva para edificar en la martirizada tierra de Irak un futuro de paz”.

 

Según reveló el obispo auxiliar de Bagdad, monseñor Shlemon Warduni, el cuerpo del prelado fue encontrado este jueves sepultado, en un lugar que había sido indicado telefónicamente por los secuestradores.

 

“Los secuestradores nos llamaron el miércoles para advertirnos de que monseñor Rahho estaba muy grave y en la tarde nos informaron de que había muerto. Al día siguiente en la mañana nos dijeron por teléfono que lo habían enterrado”, dijo monseñor Warduni.

 

“Jóvenes católicos lo encontraron”

 

“Algunos jóvenes de nuestra parroquia siguieron las indicaciones dadas por los secuestradores sobre el lugar en que había sido enterrado. Escarbaron y encontraron el cuerpo sin vida del arzobispo”, relató el prelado.

 

“El cuerpo de monseñor Rahho no presenta signos de violencia o disparos de arma de fuego. Es posible que el arzobispo falleciera por causas ligadas a su precario estado de salud, agravado por las condiciones del secuestro”, aclaró monseñor Warduni a través del servicio de información de la Iglesia en Italia (SIR).

 

El obispo añadió que “los funerales se celebran este viernes en Karamles. Por el momento no sé si podrá presidir las exequias el cardenal Emmanuel III Delly, patriarca de Babilonia de los Caldeos, con sede en Bagdad.

 

“Violencia inhumana”

 

En un telegrama enviado a los católicos iraquíes, el Papa mostró “a la Iglesia Caldea y a toda la comunidad cristiana su particular cercanía, deplorando firmemente este gesto de violencia inhumana que ofende la dignidad del ser humano y perjudica gravemente a la causa de la convivencia fraternal del amado pueblo iraquí”.

 

“Mientras aseguro fervorosas oraciones de sufragio por el celoso pastor secuestrado precisamente al final de la celebración del Vía Crucis, invoco al Señor su misericordia para que este trágico acontecimiento sirva para edificar en la martirizada de tierra de Irak un futuro de paz”, añadió.

 

Por su parte, el padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha reconocido que “todos seguíamos esperando y rezando por su liberación, como el Papa había pedido en distintas ocasiones en sus llamamientos”.

 

“Por desgracia, la violencia más absurda e injustificada sigue abatiéndose sobre el pueblo iraquí y en particular sobre la pequeña comunidad cristiana, a la que el Papa y todos nosotros nos sentimos especialmente cercanos con la oración y la solidaridad en este momento de gran dolor”, sigue explicando el portavoz vaticano.

 

“Esperamos que este trágico evento recuerde una vez más y con mayor fuerza el compromiso de todos y en particular de la comunidad internacional para la pacificación de un país tan atormentado”, concluye el padre Lombardi.

 

Artículos relacionados:

 

“Limpieza religiosa en Irak”: Hasta nueve coches bomba contra iglesias en 4 días

 

“Silencio” de Occidente ante la violencia contra cristianos en Irak, denuncia obispo de Bagdad

 

¿Quién protege de la violencia a los cristianos en Irak?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>