Benedicto XVI, un retrato‘, de Heinz-Joachim Fischer

Aunque los periódicos se lanzaron en seguida a divulgar los antecedentes del nuevo Papa, siguen siendo necesarias biografías que nos permitan conocer …

Aunque los periódicos se lanzaron en seguida a divulgar los antecedentes del nuevo Papa, siguen siendo necesarias biografías que nos permitan conocer en su unidad la trayectoria de Benedicto XVI, hasta hace poco Cardenal Ratzinger. Este servicio lo ha intentado cumplir con presteza Fischer quien, trabajando sobre la vida del Cardenal Ratzinger, se encontró de repente con que se había convertido en “Vicario de Cristo”. Eso le obligó a reordenar los materiales y ofrecer, como indica el título uno de los retratos, de los muchos que saldrán según transcurra el pontificado, de Benedicto XVI.
 
Fischer hace tiempo que conocía a Ratzinger. Por primera vez lo entrevistó cuando era profesor de teología y aún no había sido nombrado obispo. Ya entonces le sorprendió como teólogo y persona, a la vez cordial y reservada. Desde entonces ha hablado en muchas otras ocasiones con él y conocidos suyos y, por tanto, si no traza pinceladas completas, porque nos quedamos sin saber algunos detalles (es somero en su explicación de la época que fue obispo de Munich), al menos es acertado en el esbozo que nos ofrece.
 
De él extraemos que Ratzinger se sentía como pez en el agua en la Iglesia y en todo lo católico, que deseaba fuera posible una nueva síntesis entre fe y mundo como la elaboraron los padres de la Iglesia, que lo que más le molesta de las herejías es que contengan tonterías y que, en ningún caso, conspiró nunca ni tuvo pretensiones de ser el sucesor de Juan Pablo II.
 
Leyendo esta biografía de Ratzinger uno aumenta su estima por él. Y no es que Fischer se prodigue en elogios ni haya escrito una especie de hagiografía. Bien al contrario no ha ocultado la animadversión que suscitó el actual Papa en su época de Prefecto para la Doctrina de la Fe. Los conflictos con los teólogos de la liberación, el enfado de los marxistas o las diferencias con algunos teólogos alemanes afloran en el libro. Pero queda algo aún más claro, Ratzinger-Benedicto XVI, ama profundamente la verdad y comprende en profundidad lo que sucede en la modernidad. Se ha dedicado a conocer nuestro mundo y a buscar caminos para sacar a la teología de su anquilosamiento y poder seguir diciendo algo que sea relevante para el mundo.
 
Fischer apunta algunas claves de por qué los Cardenales (desde una perspectiva sólo humana claro), pudieron optar por un candidato que habían catalogado de conservador y cuya imagen ante el mundo, al menos en los medios, estaba bastante denigrada. ¿Quién como Ratzinger, después de tantos años al servicio de la Iglesia como custodio de la fe, conoce mejor lo que puede reformarse y lo que hay que dejar como está? Además, todos los cardenales no se conocían entre sí, pero todos sí que conocían a Ratzinger y sabían de su categoría intelectual y humana.
 
Una biografía interesante sobre este Papa, sabio y espiritual, sencillo y profundo, con corazón de niño e inteligencia poderosa. Será un buen Papa, no cabe duda. Fischer nos acerca a algunos aspectos de su vida que vale la pena conocer para tener una mejor idea de quién es Benedicto XVI. No es una biografía definitiva (aún no existe), pero es un buen retrato.
 

 
BENEDICTO XVI, UN RETRATO
Heinz-Joachim Fischer
Traducción de Roberto H. Bernet
Herder
196 páginas
13,00 €
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>