Bernabé Dalmau transmite el sentido de la propia vida en forma de ‘confesiones’

El padre Bernabé Dalmau (Igualada, 1944), monje de Montserrat y director de la revista Documents d’Església, inspirándose en la c…

El padre Bernabé Dalmau (Igualada, 1944), monje de Montserrat y director de la revista Documents d’Església, inspirándose en la célebre obra de san Agustín para tratar temas de vida cristiana y ilustrarlo con vivencias personales, acaba de publicar el libro de espiritualidad que lleva por título Al atardecer te examinarán en el amor (Publicaciones de la Abadia de Montserrat). El subtítulo de la obra es ‘Confesiones’, y es que el autor, huyendo del género memorialístico, da su punto de vista sobre aspectos relevantes del mundo de hoy, del cristianismo, del monaquismo benedictino y también de la propia familia, de origen igualadino. Los enmarca en un currículum que debe mucho a la trayectoria de la Iglesia catalana del post concilio, a una dedicación profesional en el campo de las traducciones de textos y en el día a día de un simple monje de Montserrat.

El título del libro, tomado a san Juan de la Cruz, sugiere un toque de alerta para cualquier cristiano que quiera vivir la fe con responsabilidad, y una apuesta decidida por una presentación de Dios que viene al encuentro de cada persona bajo el signo del amor.
"Todo el que quiera vivir con una cierta responsabilidad busca el sentido de la propia vida -dice Dalmau en el libro-. Por muy distraídamente que uno pueda malvivir, algún momento u otro se encuentra arrinconado por las circunstancias que le obligan a reflexionar. Puede que esta reflexión lo lleve a rebelarse, a no aceptar el destino, a sublevarse contra los suyos, contra el mundo, contra Dios, si cree. Efectivamente, la vida lleva muchas contradicciones, y los hombres nos barran a menudo el camino de la convivencia, o mejor, de la llamada a hacer del amor al prójimo la clave de la propia relación de cada uno con Dios ".
Estas constataciones vitales, que no son frecuentes entre los jóvenes -siempre hay un futuro y una apertura a lo que se presenta como inédito-, cuando se llega a cierta edad, no sólo se tiende a contemplar el pasado mientras uno se da cuenta de que el presente corre vertiginosamente, sino que piensa en el futuro. Es lo que pasa con muchas personas cuando les llega la jubilación, o cuando se dan cuenta que ya son abuelos y que muchas cosas del mundo en que viven se les empiezan a escurrir. Es el momento que hay que afrontar la situación y dejar a empapar de "la joya de envejecer".
"Si escribo estas línea s-continúa el autor- es para comunicar algo de lo que he vivido y siento, para reencontrar un poco el hilo que atraviesa mi vida, y que no puedo sino atribuir a la benevolencia de Dios. Cuando publicó el Papa Benedicto XVI el libro Jesús de Nazaret algún reseñista dijo que no sólo era legítimo hablar de Jesús, sino que cada cristiano debería hacer su libro sobre Jesús. Yo diría que cada cristiano, al menos, debería juzgar los hechos de la propia vida a la luz de Dios, y eso es lo que intento hacer ".
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>