Boko Haram tiene 300 terroristas suicidas con los cristianos en el punto de mira; el Papa pide el cese del derramamiento de sangre

Al final de la audiencia general del miércoles 20 de junio, el Santo Padre Benedicto XVI lanzó el siguiente apelo “a fin de que ce…

Forum Libertas

Al final de la audiencia general del miércoles 20 de junio, el Santo Padre Benedicto XVI lanzó el siguiente apelo “a fin de que cese inmediatamente el derramamiento de sangre de tantos inocentes” en Nigeria: “Sigo con profunda preocupación las noticias que llegan del país africano arrasado por una ola de violencia dirigida sobre todo contra los cristianos”.

El Papa afirmó rezar “por las víctimas y por cuantos sufren”, e hizo “un apelo a los responsables de la violencia, para que cese inmediatamente el derramamiento de sangre de tantos inocentes. Espero, además, la plena colaboración de todos los componentes sociales de Nigeria, para que no se utilice el camino de la venganza y que todos los ciudadanos colaboren en la edificación de una sociedad pacífica y reconciliada, donde se defienda totalmente el derecho de profesar libremente la propia fe”.

El Papa también pidió el cese de la violencia en Siria donde comunidades cristianas sufren la violencia estructural en la que está inmersa el país.

Estas manifestaciones coincidían con un comunicado del grupo terrorista Boko Haram, que asegura haber entrenado a 300 futuros suicidas que se inmolarían atacando con bombas las iglesias cristianas de los estados de Plateau y Kaduna, en el sureste de Nigeria.

El grupo explica que ha reclutado a hijos e hijas de los musulmanes que murieron durante sus últimos enfrentamientos con el ejército nigeriano. Las bombas que usarán en los atentados han sido fabricadas en Mauritania y Somalia.

Boko Haram ha anunciado también futuros ataques a edificios gubernamentales en los estados de Kano, Kaduna, Yobe y Gombe, así como una demostración de fuerza mediante un gran ataque a la capital federal del territorio, Abuja, de cara a mostrar al mundo que “las fuerzas de seguridad nigerianas no serán capaces de pararnos”.

Las palabras del Papa: “ayuda para buscar caminos de paz”

“La urgencia para nosotros es una reconciliación nacional. La situación es grave, es necesario activar el diálogo. Siria siempre ha sido un ejemplo de convivencia y ahora debe encontrar de nuevo su rostro pacífico de tierra árabe, cristiana y musulmana”, ha declarado monseñor Antoine Audo, obispo católico caldeo de Aleppo, al comentar el apelo del Papa Benedicto XVI por la paz en Siria.

El mensaje del Papa fue lanzado con motivo de la asamblea de la ROACO (Reunión de las Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales), que incluye a las agencias humanitarias católicas que trabajan para apoyar a las Iglesias orientales.

El obispo jesuita dice en declaraciones a Fides: “El apelo del Papa es muy interesante y conmovedor. Como cristianos sirios, nos sentimos profundamente tocados. Sus palabras reflejan un profundo deseo de paz. El Papa ha utilizado la palabra ‘perseverar’: para nosotros significa no tener miedo de las dificultades y buscar con determinación caminos de paz. Es un gran estímulo. Pedimos que se ponga fin a la violencia y oramos por la paz. Confiamos en la ayuda de la Santa Sede para que a nivel internacional se pueda promover la paz en Siria”. Sobre los cristianos de Siria, el Obispo recuerda que “nuestra presencia como Iglesia de lengua árabe y cultura oriental, capaz de convivir con el Islam, es muy importante para el Oriente Medio y para la Iglesia universal”.

Hazte socio

También te puede gustar