Budapest y la nueva ecología: el ejemplo a seguir

La crisis no tiene por qué frenar el camino de las ciudades hacia un futuro menos gris y más autosuficiente. Así lo ha demostrado…

La crisis no tiene por qué frenar el camino de las ciudades hacia un futuro menos gris y más autosuficiente. Así lo ha demostrado Budapest que inventa edificios ecológicos y limpia sus aguas gracias a la imaginación y el trabajo en la dirección de la construcción de un futuro sostenible.

Los problemas que se plantean para llevar a cabo este tipo de proyectos es el elevado coste de esta nueva arquitectura verde (especialmente en medio de la crisis financiera internacional) y la necesidad de ampliar esta disciplina ecológica a la regeneración de los edificios viejos. La capital de Hungría está consiguiendo salvar estos escollos mediante imaginativas ideas conjugadas con un esfuerzo importante.
Esta ciudad de dos millones de habitantes y un frío invernal profuso, ha detectado que en algunos de los antiguos bloques de pisos de Buda cuentan con una clara falta de aislamiento que motiva la pérdida de energía. En invierno se escapa el calor de los apartamentos y en época estival es el aire frío el que se filtra al exterior.
Un proyecto encuadrado en el programa de actividades del programa Concerto de la UE ha supuesto la reforma integral de 5 inmuebles con 900 inquilinos. Mediante la mejora de los tejados, el aislamiento de las fachadas, el reemplazo de puertas y ventanas y un renovado sistema de calefacción, se ha llegado a un ahorro que ronda el 70% del consumo energético y reduce la factura de la electricidad.
En la práctica supone acabar con el problema medioambiental, pero también con el económico, que siempre sale a colación en los debates sobre la implementación de ciudades más sostenibles y ecológicas.
La gran arteria que vertebra la ciudad es un río, el Danubio que parte la ciudad en las dos localidades que forman la capital: Buda y Pest. La ciudad ha tratado de revertir la polución que vierte a su cauce. Para ello se ha creado la iniciativa Living Danube, un proyecto de recuperación y gestión ambiental sostenible cuyo objetivo es la recuperación y mejora medioambiental de las aguas que llegan al río. Gracias a este proyecto se ha conseguido regenerar entre el 92 y el 96% de las aguas residuales.
Pero la principal característica de esta factoría es que ha sido construida siguiendo los parámetros de la arquitectura sostenible. El rasgo más determinante es su techumbre, de 10.000 metros cuadrados, que ha sido forrada por un tupido manto verde de vegetación.
¿Y el coste?
En Hungría, el porcentaje de edificios poco saludables es superior al 90%. Así lo apunta el arquitecto especializado en casas sostenibles, Ertsey Attila: “Queda un largo camino por recorrer, no sólo en la construcción de nuevas eco-viviendas, sino en la renovación integral de gran parte del tejido inmobiliario del país. En muchos casos sería mejor derribar los edificios y construirlos de cero que acometer su renovación, aunque esto es imposible por causas económicas y sociales”, según explica el portal Enpositivo.com.
La implantación es lenta y la razón no es otra que la puramente económica ya que el desarrollo de este tipo de eco-arquitectura tiene costes adicionales. Algunos estudios han demostrado que este tipo de construcciones suponen entre un 10 y un 15% de incremento del coste habitual.
Attila, del estudio KÖR KFT, rebaja estas cifras y asegura que el incremento final para una vivienda unifamiliar ronda el 8%. Pero este sobreprecio no es nada comparado con las ventajas en salud y bienestar que estas construcciones bioclimáticas aportan al ser humano. Además el propio Attila rechaza el argumento del precio: el sobrecoste del 8% quedaría amortizado, según sus cálculos, en unos 10 años.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>