Cada vez hay menos inversión extranjera directa en España

Los flujos netos de inversión extranjera directa (IED) hacia España se han ido reduciendo en los últimos cinco años. Además, exceptuando el año 2002, …

Los flujos netos de inversión extranjera directa (IED) hacia España se han ido reduciendo en los últimos cinco años. Además, exceptuando el año 2002, siempre han sido inferiores a los flujos netos de IED hacia el exterior.

 

Al mismo tiempo, en el contexto de la Unión Europea de los Quince, hemos pasado de ocupar el cuarto puesto en el período 1985-1995 a una séptima posición en el que va de 1995 al 2005.

 

Se denomina inversión extranjera directa a “la compra de activos por parte de un residente extranjero –individuo, empresa o institución– cuando ésta conlleva tanto un vínculo a largo plazo (un interés estratégico) como cierta influencia sobre la gestión de la entidad adquirida”.

 

Según informa la publicación Documentos de economía ‘La Caixa’ del mes de julio 2007, “en la práctica, la inversión debe alcanzar al menos el 10% del capital de la empresa participada para ser considerada IED”.

 

Caída desde el 2002

 

Como se puede observar en el primer gráfico adjunto a esta información, en el que se observan las entradas de IED en millones de dólares a España en los últimos 30 años, desde el año 2002 éstas han descendido año tras año.

 

El gráfico también muestra que, históricamente, exceptuando precisamente el año 2002, los flujos netos de inversión extranjera directa hacia España siempre han sido inferiores a los de la IED española hacia el exterior. Sin embargo, en los últimos tres años se está produciendo un gran desequilibrio entre las entradas y salidas de IED.

 

Por otra parte, el segundo gráfico, que muestra la situación de España en IED en el contexto de la UE-15, constata el descenso de la posición española en relación a sus socios europeos, no sólo en el sentido del puesto que ocupa, que pasa del cuarto al séptimo, sino también en la pérdida de peso con respecto a los países que la preceden.

 

En los últimos diez años (1995-2005) España ha recibido menos IED que el promedio de países de la OCDE (3,3 % del PIB frente al 4% del PIB, respectivamente)”, dice el estudio de ‘La Caixa’.

 

“En comparación al promedio de países de la UE-15 (5,2% del PIB), la IED en España también fue menor. Sin embargo, esto no fue siempre así ya que en los dos decenios anteriores, la IED en España superó tanto el promedio de la OCDE como el de la UE” añade el informe.

 

Mejorar la competitividad

 

El estudio de la entidad bancaria también constata que “dado el excepcional crecimiento de la economía española en los últimos años, estos datos pueden resultar sorprendentes e, incluso, preocupantes; más aún si añadimos que una parte importante de las entradas recientes de IED no se han destinado a ampliar el tejido industrial español sino que han sido flujos meramente financieros, de paso por España para aprovechar ventajas fiscales”.

 

“Para revitalizar el atractivo de España como destino de IED debemos, sobre todo, mejorar la competitividad de la economía”, dice ‘La Caixa’. “Ello pasa por generar un entorno institucional más favorable al desempeño de la actividad empresarial” agrega.

 

Por ejemplo, el informe concluye sugiriendo “menores cargas burocráticas o impositivas”, así como “invertir en una educación de calidad y en un mejor conocimiento del inglés por parte de los trabajadores españoles –que se sitúan, en este último aspecto, a la cola de Europa”.

 

Artículos relacionados:

 

Los cinco puntos débiles de la baja competitividad en España

 

España pierde atractivo

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>