¿Cambiar el cigarrillo por un chicle?: Exigencias del guión antitabaco para los escenarios

Los efectos de las leyes antitabaco han alcanzado ya a algunos de los escenarios teatrales más prestigiosos de Estados Unidos y del Reino Unido. ¿Lleg…

Los efectos de las leyes antitabaco han alcanzado ya a algunos de los escenarios teatrales más prestigiosos de Estados Unidos y del Reino Unido. ¿Llegará la moda a España? ¿Se verán obligados los actores de teatro a sustituir el cigarrillo por un chicle?

 

Según información de The New York Times, reproducida por el diario EL PAÍS, los estados norteamericanos de Lincoln, Nebraska y Colorado, así como Escocia y Gales, han prohibido terminantemente encender un solo cigarrillo en escena, ni siquiera los de hierbas aromáticas que se utilizan en algunas representaciones en otros lugares.

 

Las compañías teatrales han puesto el grito en el cielo y algunas de ellas ya han emprendido acciones legales contra lo que consideran un ataque frontal a la libertad de expresión y a los derechos de los autores a que se respete su guión.

 

Las primeras demandas

 

Los productores de Colorado sostienen contrariados que el tabaco forma parte inseparable de la obra de dramaturgos tan reconocidos como Edward Albee, Henrik Ibsen o Noël Coward.

 

Según la publicación neoyorquina, las compañías Curious Theater Company y Paragon Theater de Denver, y Theater13 de Boulder han optado por demandar al Estado, alegando que fumar durante una representación teatral es una forma de libertad de expresión.

 

La prohibición “negará a los residentes de Colorado el acceso a grandes obras antiguas y también a las nuevas obras teatrales de vanguardia”, alega Bruce Jones, abogado de los teatros demandantes.

 

Concretamente, Paragon Theater tiene previsto estrenar la obra ¿Quién teme a Virginia Wolf? en el mes de julio, aunque todavía no ha decidido si cumplirá o no la nueva ley antitabaco.

 

Virginia Wolf ya no fuma

 

El ejemplo publicado por The New York Times, para ilustrar lo contradictorio de la aplicación de la ley antitabaco a los escenarios, es determinante.

 

En el guión escénico de Virginia Wolf, en el segundo acto, Martha se dirige a su conquista, Nick, con estas palabras: “Dame un cigarrillo…, querido”. El guión establece en ese momento que “Él se lo enciende. Mientras, ella, desliza la mano entre las piernas de él”.

 

Cuando se represente a partir de ahora esta obra en los escenarios de los estados prohibicionistas, ¿cambiarán los diálogos del guión?, ¿qué le encenderá Nick a Martha?, o ¿qué le pedirá Martha a Nick?

 

Muchas compañías se han visto obligadas a cancelar aquellas producciones programadas en las que el tabaco es también protagonista, o se han arriesgado a mantenerlas a pesar de que pueden resultar penados con una considerable multa.

 

¿Libertad de expresión o cinismo?

 

Ante la campaña antitabaco desatada en medio mundo, justificada en lo concerniente a velar por la salud de los ciudadanos, no deja de sorprender que muchos de los políticos y medios de comunicación que ven con buenos ojos que la prohibición alcance a los escenarios no reaccionan del mismo modo en otros casos.

 

Quienes apoyaron incondicionalmente a los caricaturistas que ridiculizaron a Mahoma, en aras de la libertad de expresión, a pesar de la ofensa que suponía al sentido religioso de todo un inmenso colectivo de personas, nada dicen ahora sobre la censura que supone para dramaturgos de prestigio que se alteren sus guiones para, supuestamente, proteger la salud de los espectadores.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>