El cambio climático en España: mucho calor y pocas lluvias para este verano

Aparte de una pequeña tregua esta semana, las temperaturas continuarán subiendo a lo largo de este verano. La factura de la luz también aumentará por culpa del calor

cambio climático

Este mes de junio ha parecido un agosto muy caluroso. Las temperaturas que han recaído sobre todo el país eran más propias de mediados de verano que del final de la primavera. Esta ola de calor impropia de junio ha llegado a una pequeña tregua en España, que en las próximas horas se acabará traduciendo en el descenso de algunos grados de temperatura y algunos chubascos. Pero esta bolsa de aire fría procedente del Cantábrico parece eso, una pequeña tregua.

Y no es para menos. Hace tan solo dos semanas había 34 provincias de 9 comunidades autónomas diferentes que tenían la alerta naranja o amarilla por temperaturas en puntos del interior y suroeste peninsular que podrían subir hasta los 40-42 grados. Así lo informó la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su página web. En Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid, Extremadura, Ávila, Salamanca, Aragón, Cataluña, algunas provincias gallegas e Ibiza y Formentera, han sido las zonas que más han sufrido el calor.

¿Qué verano nos espera realmente? ¿Vienen unos meses de altas temperaturas? Y este calor, ¿es un hecho ocasional de este año o tendremos que contar con él cada verano?

Según la misma Aemet, este verano tendrá temperaturas más altas de lo habitual en toda España. Esta es la predicción que ha hecho de los meses de junio, julio y agosto. Hay una probabilidad del 50% que las temperaturas superen los valores habituales en la Península y Baleares, y un 45% que lo haga en Canarias, teniendo en cuenta como período de referencia los años entre 1981 y 2010.

A pesar del calor intenso no se espera que haya diferencias significativas en las precipitaciones, y los escenarios húmedos, normales y secos se vuelven a repartir el pastel en partes iguales, un 33% de probabilidades. El verano climatológico de 2016 (periodo comprendido entre el 1 de junio y el 31 de agosto) fue cálido, con temperaturas medias de 24,2 ºC, lo que supuso un 1,2 ºC más de la media, el tercer año más caluroso desde el registro histórico que comenzó en 1965, después de 2003 y 2015. Todo apunta a que este verano seguirá la línea, como se ha demostrado hasta el momento. Del mismo modo que todo hace pensar que cada año que pase las temperaturas irán en aumento.

Veranos más cálidos y menos lluvias en Cataluña

Y es que estos son los efectos del cambio climático. El Tercer Informe sobre el Cambio Climático en Cataluña que se presentó a finales del mes de enero, ya auguraba que la temperatura del aire aumentaría 1,4ºC hasta 2050 respecto de la media de los últimos 30 años. Desde 1950 hasta 2014, la temperatura del aire ha aumentado de media 0,23ºC cada diez años. Este aumento de las temperaturas tiene especial énfasis en verano, lo que afectará a los ecosistemas y las especies frías, que no podrán subir más arriba en busca de temperaturas más bajas, porque la montaña se acabará.

Del mismo modo que la zona costera del Litoral verá una subida del nivel marítimo. En los últimos años, por ejemplo, el aumento del nivel del mar ha crecido 4 milímetros por año en la Costa Brava y, según los científicos, lo seguirá haciendo, lo que provocará un efecto erosivo en las playas. En el 2050, buena parte de las playas catalanas cambiarán sus condiciones iniciales, y un 42% lo hará para peor. Los científicos calculan que Cataluña podría tener 164 kilómetros de costa en condiciones de vulnerabilidad, de los 800 totales.

Evolución de la temperatura media anual en Barcelona. Fuente: Diario ARA

Evolución de la temperatura media anual en Barcelona. Fuente: Diario ARA

Los veranos serán cada vez más cálidos, y habrá olas de calor más severas, especialmente en los núcleos de la ciudad. Esto provocará que cada vez haya más noches tropicales en esta época del año, es decir, que las temperaturas no bajen de los 20ºC.

Menos lluvias y más riesgo de incendios forestales

El informe también dice que disminuirán las lluvias durante todo el año, menos en invierno, en un 10% hasta mediados de siglo. Y esto provocará una bajada de los recursos hídricos. El aumento de las temperaturas también provocará que haya un aumento de la torrencialidad de las lluvias y más días con precipitaciones más intensas. El incremento de la temperatura y la disminución de precipitaciones podría conducir a un aumento de incendios forestales de gran magnitud. Incluso se podrían producir en zonas donde ahora no es habitual, e incluso iniciarse en periodos que no sean verano.

El 80% de España podría convertirse en desierto

En lo que queda de siglo el 80% del suelo está en peligro de desertificación en España, incluidas las cordilleras montañosas del sur. Un informe del Ministerio de Medio Ambiente del mes de marzo ya advertía que, a este ritmo, tres millones de hectáreas de las zonas húmedas del país pasarían a ser áridas al llegar al 2100.

El calor se ha hecho insoportable en muchos puntos de España en las últimas semanas. En algunas ciudades, como Córdoba, se ha llegado a los 40 ° C.

El calor se ha hecho insoportable en muchos puntos de España en las últimas semanas. En algunas ciudades, como Córdoba, se ha llegado a los 40 ° C.

¿Cómo combatir el calor?

Visto lo que nos espera para este verano, la Generalitat de Cataluña ya ha puesto en marcha su Plan de actuación para prevenir los efectos de las olas de calor sobre la salud (POCS), con algunos consejos para la ciudadanía. Como, por ejemplo, controlar la temperatura en casa (cerrar persianas durante las horas de sol, abrir ventanas por la noche, utilizar algún tipo de climatización, refrescarse a menudo con duchas o toallas húmedas…), evitar el sol directo (gorras y sombreros, ropa ligera, de algodón y colores claros, caminar por la sombra, beber mucha agua, mojarse la cara o la ropa…), evitar la actividad física en horas de más calor, beber mucho y vigilar la alimentación.

El calor hace aumentar la factura de la luz.

Este mes de junio volverá a subir la factura de la luz. El motivo es la falta de lluvia y viento, y la ola de calor que ha estado atacando a todo el territorio. El Confidencial Digital explicó que la factura de la luz podría aumentar unos 10 euros de media durante este mes. Por un lado, las altas temperaturas de esta ola han provocado un aumento del uso de aires acondicionados y ventiladores de techo, lo que aumenta el consumo eléctrico. Por otro, la falta de lluvias y de viento hace que la energía eólica y la que generan las centrales hidroeléctricas haya bajado, por lo que se está recurriendo más al gas y al carbón para generar electricidad. Estas dos últimas vías tienen un coste de producción más caro. Además, durante el verano, las compañías comenzarán a aplicar un recargo para compensar las diferencias a su favor del precio de la electricidad que marcó el gobierno español años atrás. Algunas han decidido dosificarse lo en las diferentes facturas hasta septiembre, otras, como Endesa, lo harán todo de golpe.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    ¿ Cambio climático ?

    ¿ Vds. también se suben a las corrientes progres ? Por favor

    Y el cambio ese, es a caliente o a frío.
    Ahora va a resultar que España ha sido un valle verde de clima tropical.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>