Canadá, un nuevo mapa electoral

De acuerdo con las previsiones el Partido Conservador ha ganado las elecciones, si bien con un margen algo menor a lo esperado, y formará por consigui…

De acuerdo con las previsiones el Partido Conservador ha ganado las elecciones, si bien con un margen algo menor a lo esperado, y formará por consiguiente el primer gobierno desde 1996 de este signo, aunque solo con mayoría relativa en la Cámara, 124 diputados sobre un total de 308. Por consiguiente lejos de la mayoría absoluta que de 155 diputados que otorga tranquilidad en el Gobierno. Tendrá en frente al Partido Liberal que ha perdido 31 diputados para situarse en 103. El Partido Conservador podrá acudir a apoyos puntuales del Bloque Quebequés, 51 diputados que persigue la independencia de esta provincia, pero que coincide con los conservadores en otorgar una mayor descentralización a las provincias de la federación, porque al igual que sucede en EEUU con los republicanos, los conservadores canadienses son partidarios de reforzar los poderes locales, en detrimento del gobierno central. También pueden buscar apoyos en “Nueva Democracia”, si bien este grupo está situado a la izquierda de los liberales y esto hace difícil el acuerdo. Después de estas elecciones el Partido Conservador se ha convertido también en una organización con implantación en todo Canadá y  no solo en el oeste, porque ha conseguido un fuerte mordisco electoral en la plaza fuerte de los liberales, la mayor de Canadá, Ontario, con 40 diputados por 54 el Partido Liberal. Por primera vez tiene presencia en Québec, el otro gran núcleo electoral con un resultado que casi le sitúa a la par con los liberales, 10 y 13 diputados respectivamente. Este cambio de signo político representará una mejora de las relaciones con EEUU, que con los últimos gobiernos liberales habían empeorado sensiblemente. Un aspecto a subrayar es que el cambio de Gobierno se ha producido a pesar de que la economía de Canadá va estupendamente, superávit presupuestario, paro muy bajo y un buen crecimiento. Las causas deben buscarse en los escándalos de corrupción y algunas medidas legales como el matrimonio homosexual que han generado votos hacia el Partido Conservador, más como protesta que como adhesión completa a su programa. La idea vigente en España de que medidas tan atípicas como las del matrimonio homosexual no tienen coste político se demuestran como erróneas en una sociedad tan tolerante como la canadiense.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>