Cardenal Parolin: “Son inútiles las especulaciones sobre los secretos de Fátima”

“Creo que el mensaje de Fátima es el mensaje central del cristianismo: que Jesús resucitó, que Jesús está vivo, que Jesús es el Señor de la historia”, afirma el secretario de estado vaticano

Las que se han hecho y se siguen haciendo sobre los secretos de Fátima son “especulaciones inútiles”, porque “lo que Fátima quería decirnos nos lo dijo pública y abiertamente”, y su mensaje es “el mensaje central del cristianismo”, es decir “el anuncio de que Jesús resucitó, que Jesús está vivo, que Jesús es el Señor de la historia”. Lo dijo el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado vaticano, en una entrevista con los medios de comunicación vaticanos a pocas horas de que partiera el Papa Francisco en peregrinaje a Fátima (el viernes 12 y el sábado 13 de mayo), en ocasión de las primeras apariciones del 13 de mayo de 1917 y en donde canonizó a dos de los tres pastorcillos videntes.

“Creo que el mensaje de Fátima es el mensaje central del cristianismo, el que estamos viviendo sobre todo en este periodo pascual, es decir el anuncio de que Jesús resucitó, que Jesús está vivo, que Jesús es el Señor de la historia”, afirmó el purpurado respondiendo a las preguntas de la periodista Barbara Castelli, quien recordó, entre otras cosas, las palabras que pronunció Benedicto XVI en 2010, cuando dijo: “Se engañaría quien piense que la misión profética ha concluido”.

“Se ha especulado mucho y tal vez se sigue especulando sobre los secretos de Fátima —prosiguió Parolin—, pero son, en cierto sentido, especulaciones inútiles, porque lo que Fátima quería decirnos nos lo dijo pública y abiertamente. Y es precisamente este el mensaje de la fe, de nuestra fe cristiana, de nuestra fe católica. Y entonces aquí nace también una visión diferente de la vida: la vida que se convierte en una peregrinación hacia el Señor Jesús; se convierte en un peregrinaje apoyados por la fuerza del Evangelio y renovados constantemente por la fuerza del Evangelio. Entonces, la misión profética de Fátima es la de llamar a la Iglesia a ser lo que ella es, lo que debe seguir siendo y a anunciar en el mundo de hoy, es decir una comunidad que proclama los cielos nuevos y la tierra nueva, y que los espera y casi anticipa (como diría el Concilio), justamente sumergiéndose en los pliegues de la historia, sobre todo en los pliegues más oscuros y dolorosos, con la fuerza del amor para cambiar esta misma historia. Este es el mensaje profético de Fátima y el mensaje profético de la Iglesia que, en cierto sentido coinciden”.

En la entrevista concedida, como se acostumbra antes de un viaje internacional del Papa, el cardenal Secretario de Estado vaticano subrayó que en el viaje del 12 y del 13 de mayo a Fátima el Papa quiso “expresar y poner en evidencia, además, naturalmente de su amor y su devoción por la Virgen de la que tenemos muchísimas pruebas y muchísimos signos, sobre todo el respeto y la atención que el Papa tiene por la experiencia mariana del Pueblo de Dios”.

El conocido como milagro del sol en Fátima

El conocido como milagro del sol en Fátima

Parolin recordó que la “Virgen del Magnificat, la Señora del Rosario”, “no se le apareció a los ricos, no se le apareció a los potentes, no se le apareció a las personas influyentes, sino que se le apareció a los últimos la sociedad, usando la terminología del Papa, casi a los “descartados” de la sociedad: quiso precisamente privilegiar a estas personas, a esta categoría de persona. Porque —continuó— la Virgen del Magnificat dio a los pastorcillos de Fátima un mensaje contracorriente. Estábamos en una época de guerra, entonces el discurso era el del odio, era el de la venganza, de las hostilidades, del enfrentamiento, “la inútil masacre” de Benedicto XVI. La Virgen, en cambio, habla de amor, habla de perdón, habla de capacidad de sacrificarse a sí mismos y de convertirse a sí mismos en un don para los demás. Entonces, un giro total de los valores y anti-valores que en ese momento prevalecían en la sociedad”. Indicaciones “de gran actualidad incluso para Portugal, y un poco para todo el mundo”, explicó Parolin.

El purpurado italiano recordó que “se dice normalmente que los santuarios son las clínicas del Espíritu y sabemos, el Papa lo ha recordado recientemente, transfiriendo las competencias para los Santuarios en general pero para los Santuarios marianos al Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización”.

En cuanto a los pastorcillos, Jacinta y Francisco, a quienes el Papa proclamó santos el 13 de mayo, “pertenecen a determinada época, a cierta época de la historia, con su manera de expresarse, con su lenguaje, con los instrumentos que entonces se utilizaban”, y tenían “la capacidad de ir al corazón del Evangelio mediante el Corazón inmaculado de María”. “Estos niños hicieron propio este mensaje, esta realidad; ahora nos lo proponen con la autoridad de su santidad, que la Iglesia reconoce frente al mundo”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>