Cáritas ayudó a un millón de personas en 2010, ¿se acuerdan los medios de que es una organización católica?

Cáritas es el organismo oficial de la Iglesia a través del cual canaliza su ayuda a los más necesitados. La organización h…

Cáritas es el organismo oficial de la Iglesia a través del cual canaliza su ayuda a los más necesitados. La organización ha presentado el VI Informe del Observatorio de la Realidad en el que constata que el número de respuestas ofrecidas en todo el país se ha disparado en los cuatro últimos años, al pasar de 400.000 personas atendidas en 2007 a 950.000 en 2010.

Los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia este mismo miércoles, 6 de julio, en que se presentaron las cifras del incremento de atenciones ofrecidas por Cáritas. Sin embargo, pocos fueron los diarios, radios y televisiones que recordaron que Cáritas no es una ONG cualquiera, sino el brazo asistencial de la Iglesia católica comprometido con los más necesitados. Uno de los ejemplos lo encontramos en Televisión Española que en la tercera edición de su Informativo inició la noticia afirmando que “La organización Cáritas” había incrementado el porcentaje de las personas ayudadas en un 100% en tres años. Sin embargo, la cadena pública no realizó ninguna mención a que se trata de una iniciativa diocesana y que por lo tanto, es la Iglesia la que con el esfuerzo de los católicos realiza esta labor social.

La red Cáritas consta de diferentes organismos oficiales que trabajan por los más necesitados. Es el caso de Cáritas Internacional, las sedes nacionales como Cáritas Española, las sedes diocesanas como Cáritas Barcelona o Cáritas Madrid, y las Cáritas parroquiales que desarrollan una labor de cercanía y que ayudan al entorno social del barrio que alberga una parroquia determinada. Esta última labor de Cáritas es la menos visible, ya que practica una labor descentralizada que no está medida por los informes, pero que mejora ostensiblemente la calidad de las personas necesitadas de los barrios.

Un millón de personas atendidas en 2010

Según se ha explicado en la presentación de las cifras de Cáritas, los efectos sociales de la crisis se siguen sintiendo con intensidad en la red confederal de Acogida y Atención primaria de Cáritas. Eso es lo que se desprende del informe y en el que se constata que el número de respuestas ofrecidas en todo el país se ha disparado en los cuatro últimos años, al pasar de 400.000 personas atendidas en 2007 a 950.000 en 2010. La gran mayoría de los casos atendidos son familias (74%), mientras que las personas solas representan la cuarta parte (24%).

Prueba de que la crisis sigue causando un grave impacto en los ciudadanos más vulnerables es el hecho de que del cerca del millón de personas atendidas por Cáritas en sus centros de Acogida, unas 300.000 acudieron por primera vez a Cáritas. Se trata, como ha explicado el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, en la presentación del Informe, de “personas que han pasado de la vulnerabilidad a la pobreza o de la integración a la vulnerabilidad, afectadas principalmente por el paro creciente”.

De igual manera que se han multiplicado el número de personas atendidas, entre 2007 y 2010, Cáritas ha duplicado las inversiones anuales destinadas a ayudas económicas a las personas y familias que se entregan a través de los servicios de Acogida, hasta alcanzar la suma de 30 millones de euros. Asimismo, se sigue constatando el peso, sobre el total de los fondos invertidos en este capítulo, de las cuantías destinadas a afrontar el pago de ayudas económicas destinadas a la alimentación y vivienda, junto a gastos médicos y suministros domésticos de diverso tipo.

Perfil de los demandantes de ayuda

El VI Informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas confirma que el perfil mayoritario de quienes que acuden en demanda de ayuda urgente es el de personas que han perdido su empleo como consecuencia la crisis, y que si en los primeros momentos de esta comenzaron siendo desempleados “recientes”, han pasado ahora a ser parados de “larga duración”.

Como ha indicado Sebastián Mora, “la crisis nos está cambiado profundamente la vida y está afectando a las estrategias de supervivencia, la manera de relacionarnos y vincularnos, la preeminencia de la familia como factor esencial en el afrontamiento de la pobreza o el papel de las relaciones vecinales”. “Esto demuestra una vez más que la crisis no es sólo económica sino una crisis antropológica que nos pone encima de la mesa la necesidad, como dice nuestra campaña institucional, de que las ‘cosas importantes se hacen con el corazón’”, añadió.

Derivación desde los servicios sociales públicos

Otro dato aportado por el VI Informe, que ya se recogía en informe precedentes, es el fenómeno de derivación de personas hacia los centros de Cáritas desde los ser vicios sociales públicos. En concreto, el 67% de las personas que acuden a Cáritas vienen derivadas desde los servicios sociales públicos.

A este respecto, se señala que mientras el tiempo para concertar una primera cita o entrevista inicial en los servicios sociales públicos es, como media, de casi un mes (25,9 días), en los servicios de Acogida de Cáritas la espera para concertar una primera cita o entrevista inicial es, por término medio, de 4 días. Otro tanto sucede con las respuestas, ya que si el plazo de tramitación y gestión de las respuestas efectivas es de algo más de dos meses en los servicios sociales públicos (65,3 días), en Cáritas el tiempo medio entre la primera cita y la respuesta efectiva es de 7,3 días.

Con relación a esta labor de suplencia, el Informe recoge que el 87% de las Cáritas Diocesanas manifiesta que con su acción están supliendo a las Administraciones públicas a la hora de responder a muchas de las necesidades básicas de las personas excluidas.

Ante esta realidad, Sebastián Mora reiteró que “la acción de Cáritas no es, ni debe ser sustitutiva de las responsabilidades públicas”. “Cáritas –dijo- tienen una vocación y misión de trabajar desde los principios de solidaridad y subsidiariedad en un horizonte de complementariedad y cooperación con las Administraciones públicas, pero nunca de sustituir su labor. El papel de Cáritas no es sustituir a las Administraciones, sino trabajar conjuntamente con ellas y otras organizaciones sociales en la lucha contra la pobreza”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>