Carta abierta a Francisco

Querido Padre Común Francisco, El domingo 14 de setiembre leía un cartelito colgado entre tu nombre y el nombre del Obispo de Barcelona…

Querido Padre Común Francisco,

El domingo 14 de setiembre leía un cartelito colgado entre tu nombre y el nombre del Obispo de Barcelona Cardenal Sistach, Alloysius y Franciscus, que rezaba: Dum Tempus Habemus Bonum Operemur. Y me vino a la mente tu comentario volviendo de Corea de que en dos o tres años, a la Casa del Padre. También me viene a la mente lo que nos explicas acerca de nuestra identidad de resucitados. Lo comenté con el Canónigo. Pertransit Benefacendo.

La biografía de nuestro Señor Jesús puede escribirse en 4 palabras. Obediens Usque ad Mortem; En 3: Omnia bene Fecit; Y en 2: Pertransit Benefacendo. A ti sin embargo parece que te gusta más la biografía de una palabra: Pecator.

Esto lo explicaba San Josemaría, cuyo primer sucesor, el Obispo Álvaro del Portillo, será ahora beatificado en Madrid, hombre bueno y fiel al que tú conociste personalmente. Pecadores que amamos a Jesucristo con locura somos.

Recién acabaste tu viaje a Albania, tierra de la gran Teresa de Calcuta. Cientos de millones de personas hemos estado rezando por ti. Aunque menos de los que somos. Me da pudor escribir estas líneas pero quería comentarte que con motivo del encuentro mensual de oración en Mataró, provincia de Barcelona el pasado 16 de setiembre, se me ocurrió visitar al imán de la mezquita más numerosa para invitarle a unirse las pocas personas que se juntan en esta oración que dura media hora y que se va haciendo en distintos lugares de culto católico de Mataró, aunque como reza el cartel, abierta a todos los cultos. Le invité a venir y decir unas palabras de paz y de repulsa a los asesinatos de cristianos en Irak y Siria.

Aceptó. Se presentó con tres jóvenes que estudian secundaria en Mataró y son musulmanes practicantes. Quiso venir aun cuando le expliqué que el Señor iba a estar expuesto en el altar, y que no era un acto ecuménico. En el camino al colegio de las religiosas del Sagrado Corazón de Jesús, le expliqué acerca de tu viaje, tu acercamiento a un país que muestra más entendimiento entre religiones que antaño, y acercamiento también a los hijos de Dios musulmanes. Le comenté que todos somos hijos de Allah, de Yaveh. Madre Inmaculada, que por cierto había sido directora de una escuela en Melilla, también en la puerta le explicó muy bien. Tras marchar a rezar sus oraciones a la mezquita cercana, volvieron al cabo de unos momentos antes de finalizar nuestro acto.

Uno de los jóvenes, dirigió unas palabras a los católicos reunidos, comenzando por proclamar su fe en Jesús y los demás profetas, rechazar toda muerte de un hombre justo por parte de otro, que por ello sería reo ante Dios de toda la Humanidad en el Juicio, y haciendo una referencia a los que están muriendo en esas zonas críticas por sus creencias religiosas. Habló con gracia y simpatía de la necesidad de fomentar y buscar la paz, y de rezar para obtenerla. Lo hizo con gran cariño de tal forma que al acabar todos estallamos en aplausos. Fue un acto fuerte y valiente, especialmente cuando no vino ningún sacerdote de la parroquia colindante, aunque se esperaba, y tuvo que exponer la Madre Superiora al Señor en el altar. No es de extrañar cuando algunos ministros desprecian el rosario la confesión y la adoración eucarística.

Mataró tiene 120.000 almas. En Mataró nació el que compuso el himno de la Nación argentina, Blas Parera, y también Juan Larrea, del primer triunvirato. Hay que añadir a Juan Bialet Masse. Por lo que nos gustaría verte cuando vengas a España el año que viene con motivo del centenario de la otra gran Teresa.

Estás rodeados de lobos, siendo el orgullo de los católicos y bandera de algunos que quieren destruir la iglesia. Pero la oración de los católicos y de los cristianos y de muchas otras almas de otras confesiones se ancla en las llagas de Cristo, un Cristo que solo estaba unido al mundo por tres clavos al final de su vida, y se ancla también en las lágrimas de su Madre santísima y se cobija en los corazones de ambos; dos corazones que junto al tuyo hacen un trio de ases, suficientes para levantar este pobre mundo nuestro. Mar adentro, duc in altum: echad las redes porque la pesca es copiosa. El mundo sigue unido a tu oración y a tus intenciones, aunque muchos musulmanes con razón dicen que “estos perros cristianos no rezan”, y además es cierto.

Te dedico esta canción de Jackie Evancho cuando era niña, con letra de Sarah Brightman o Ferraù, no se ponen de acuerdo, aunque algunos dicen que Brightman la compuso en inglés y Ferraù la tradujo al italiano. Vendió dos millones de copias en Corea. Música de Ennio Morricone, de la tremenda película La Misión, en la canción Gabriel’s Oboe. En ella se ve la tremenda labor de los Jesuitas, como tú, en las periferias del mundo, periferias físicas y periferias emocionales En ella se habla de que tiene una Fantasía, una fantasía donde ve a hombres y mujeres libres de alma libre, valientes, sin miedo, como tú, que llevan a Cristo nel bel mezzo della strada.

Te acompañamos en tu oración por el pueblo de Dios, y como Aaron y Hur sostenemos tus brazos para así ganar el combate y ceñirnos la corona de laurel. Por ti y por tus intenciones, te queremos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>