Carta abierta al Corte Inglés tras la retirada del libro de Richard Cohen ‘Comprender y sanar la homosexualidad”

Señores de El Corte Inglés: Acabo de informarme de que vuestra empresa decidió retirar de sus anuncios y de la venta el libro Co…

Forum Libertas

Señores de El Corte Inglés:

Acabo de informarme de que vuestra empresa decidió retirar de sus anuncios y de la venta el libro Comprender y sanar la homosexualidad, del conocido psicoterapeuta Richard Cohen, en el que desarrolla su vasta experiencia en el tratamiento de la misma y fundamenta sus aseveraciones en numerosos trabajos de psiquiatras y psicólogos especializados en el tema. Dicha decisión me ha sorprendido profundamente ya que los resultados de dichos tratamientos están avalados por publicaciones médicas de conocida solvencia profesional como el caso del Libro de Psicopatologia Essential Psychopathology and Its Treatment, de Jerrold S. Maxmen y Nicholas C. Ward. Editorial W.W. Norton & Company. 2009.

También el American College of Peditricians (ACP – Colegio de Pediatras de Estados Unidos) ha creado una página web a la que se puede consultar y ha enviado a 14.800 escuelas de Estados Unidos un informe con destino a los docentes, padres de alumnos y jóvenes en el que se afirma, en base a los conocimientos científicos actuales, que la homosexualidad no es una característica determinada genéticamente y que las terapias de reorientación sexual han demostrado ser efectivas (31/03/2010). Es significativa la cantidad de especialistas que tratan a las personas hombres y mujeres que presentan atracción por el mismo sexo (AMS no deseada) y con resultados satisfactorios. Son muchos los artículos publicados que reflejan estos nuevos conocimientos. Sólo una mención de algunos de ellos: Dr. Joseph Nicolosi (psiquiatra), Dr. Robert Spitzer, Dr. Gerard Van der Aardweg, Dr. Charles W. Socarides.

Cabe destacar que NARTH (Asociación Nacional de Investigación y Terapia de la Homosexualidad) ha publicado una revisión y análisis de estudios científicos de 125 años de experiencia clínica en el tratamiento de la homosexualidad titulado What Research Shows (Qué muestran las investigaciones) y la conclusión es que los individuos con AMS no deseada pueden ser tratados exitosamente y que no hay riesgos para los que se someten a terapia. Tampoco debe desestimarse el testimonio personal de numerosos hombres y mujeres que han padecido AMS (así lo manifiestan, padecido) y que recuperada su identidad sexual se han visto beneficiados por dicho tratamiento. Para que haya respuesta favorable es indispensable que la persona que consulta voluntariamente esté suficientemente motivada para el cambio.

Como vuestra decisión puede haber sido tomada con el objeto de no obrar injustamente con algunas personas que han reclamado porque manifiestan no estar enfermos y por tanto que no requieren tratamiento, no puede desconocerse que hay muchas otras personas que sí padecen con esa condición (AMS no deseada), que han buscado tratamiento, que han encontrado ayuda médica adecuada, y que muchos se han “curado” y otros han experimentado notable mejoría. Y es en razón de éstos que buscan y solicitan ayuda que no se les puede negar el derecho de acceder a este conocimiento a través de publicaciones, libros como el de referencia y tantos otros publicados, y se podría estar cometiendo una injusticia al retirar la publicidad y la venta de dicho material. La medicina atiende a toda persona que se acerca a la misma buscando alivio, mejoría o curación por “cosas” que la hacen sufrir y en ningún caso puede ignorar este pedido, debiendo tratar de solucionar la causa de ese sufrimiento y en vistas a conservar o recuperar el estado de salud, físico, psíquico, afectivo, espiritual y social. Todos estos esfuerzos médicos, psicológicos y de apoyo personal y social, están dirigidos sólo a quienes lo solicitan, a quienes lo piden, y de ninguna manera tratan de imponer una terapia a quien no la solicita.

Por lo expuesto y apelando a un sentido de solidaridad es que les solicito revean dicha decisión, pues en rigor de verdad no tiene porqué significar un perjuicio para nadie el que haya personas que eligen tratarse de “algo” que sienten que les perjudica o que objetivamente les hace daño, sobre todo si no está en el ánimo imponer un tratamiento a quien no lo desea o no lo necesita. En mi experiencia profesional como médico puedo asegurar que son varias las personas que se han visto identificadas con lo que describe Cohen (Nicolosi, Van den Aardweg, y otros) y están agradecidas por el bien personal y familiar que ha significado en sus vidas la terapia de reorientación sexual. Estoy a vuestra disposición para ampliar lo referido. Los saludo muy cordialmente.

Miguel Angel Soler. Médico neurólogo, médico legista y con experiencia en educación de niños y jóvenes.

Hazte socio

También te puede gustar