Caso Morín: el Supremo obliga al nuevo tribunal a tener en cuenta los vídeos con cámara oculta…

ForumLibertas anunciaba ayer que el Tribunal Supremo ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que absolvió al doctor Car…

ForumLibertas anunciaba ayer que el Tribunal Supremo ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que absolvió al doctor Carlos Morín y a otros diez acusados de delitos de aborto ilegal, falsedad documental, asociación ilícita e intrusismo profesional.

De esta forma la sentencia estima parcialmente los recursos interpuestos por el Ministerio Fiscal y las acusaciones populares ejercidas por la asociación e-Cristians, Alternativa Española y el Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro.

En la sentencia, además, el alto tribunal obliga a que el nuevo jurado que lleve el proceso tenga en cuenta los vídeos con cámara oculta que dos medios de comunicación grabaron en las clínicas de Morín con el propio doctor como protagonista y en los que dejaba claro que estaba dispuesto a realizar un aborto ilegal, fuera de los plazos y los casos estipulados por la ley.

Según el Tribunal Supremo, la Audiencia Provincial habría vulnerado el derecho de la acusación de valerse de los medios precisos para la defensa al rechazar dos pruebas que considera indispensables para la valoración de los hechos: la primera, la declaración testifical de los periodistas que participaron en la elaboración de un reportaje de la televisión pública danesa sobre la praxis abortiva en alguna de las clínicas investigadas. La segunda, la prueba documental consistente en la reproducción de los reportajes con cámara oculta realizados por los periodistas británicos del Daily Telegraph y por los profesionales de la televisión pública danesa.

Al entender el Supremo que se "menoscabó" el derecho de aportación probatoria de las partes personadas, obliga a reponer la causa al estado en el que se cometió la falta, esto es, al momento en que se declaró la impertinencia de pruebas de forma poco "detallada". Por ello, obliga al nuevo tribunal a elaborar "un nuevo juicio de pertinencia" sobre la prueba videográfica interesada por las partes, que consistía en la reproducción de las imágenes grabadas con cámara oculta por periodistas británicos e informadores de la televisión danesa que accedieron a las clínicas antiabortistas.

Para el Supremo, los jueces denegaron de forma "voluntarista" e "inmotivada" la prueba documental y deben, por tanto, ponderar de nuevo si "concurre un fin legítimo que justifique la utilización de esas imágenes en el proceso penal" de acuerdo a principios de necesidad, racionalidad y proporcionalidad.

"La conclusión acerca de la licitud o exclusión de esa prueba sólo puede ser el desenlace lógico de un riguroso juicio de ponderación entre los derechos a la intimidad y a la propia imagen y la posible existencia de un fin legítimo, atendiendo siempre a los principios de proporcionalidad, necesidad y racionalidad", esgrime.

En todo caso, apunta que una nueva Sección podrá valorar la posibilidad de reproducir el vídeo a puerta cerrada o pixelar los rostros a fin de impedir su identificación y minimizar, en su caso, la afectación de los derechos a la intimidad y la imagen.

Ordena escuchar los testimonios de los periodistas

Por otra parte, el Supremo declara la pertinencia de que testifiquen los periodistas que participaron en los reportajes difundidos por los medios extranjeros. El tribunal barcelonés denegó esta prueba alegando que está "vedada" la "utilización de cualquier agente provocador", salvo los casos de agente encubierto.

"Nada tiene que ver el interés del Estado en infiltrar a un agente encubierto en una organización delictiva, con el fin de obtener pruebas de su actividad criminal, y la búsqueda por parte de periodistas noruegos de la información precisa para respaldar un reportaje televisivo", argumenta el Supremo.

Recalca así que los informadores "no eran agentes de la autoridad, no se infiltraron en la estructura administrativa de la clínica de Morín, ni indujeron a la práctica de un aborto por el que luego se le haya exigido a aquél responsabilidad criminal".

Además, declara que la negativa de la Audiencia Provincial a dar lectura durante el juicio a las declaraciones sumariales prestadas por los imputados supone una "merma" de la capacidad probatoria de las acusaciones.

Los magistrados se muestran "conscientes" de las consecuencias asociadas a la anulación del juicio ya que "no ignoran la lacerante vivencia de las mujeres que pueden verse ahora obligadas a la indeseable evocación de un recuerdo que, en algunos casos, habrá llegado a marcar sus vidas".

Sin embargo, remarcan que el abandono por parte del tribunal sentenciador de "elementales exigencias técnico jurídicas" en el análisis de la prueba y en su valoración ha conducido a un escenario que el Tribunal Supremo no puede convalidar.

Eso sí, el Supremo pide al nuevo tribunal que las mujeres afectadas declaren en el próximo juicio cuando su testimonio sea "indispensable" y que su interrogatorio se desarrolle de forma que "humanice su práctica, evitando así una victimización añadida a la que ya han experimentado".

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>