Católicos y Vida Pública Barcelona: ‘temas muy concretos, no principios generales’

Jordi Soley, gerente de la Universidad Abat Oliba CEU, forma parte del comité organizador del Primer Encuentro Católicos y Vida Pública en Barcelona, …

Jordi Soley, gerente de la Universidad Abat Oliba CEU, forma parte del comité organizador del Primer Encuentro Católicos y Vida Pública en Barcelona, que se celebra del 31 de marzo al 2 de abril. Soley explica a ForumLibertas el sentido de estas importantísimas jornadas.

-Tras siete años en Madrid, los encuentros Católicos y Vida Pública están consolidados como foros de debate y de propuestas efectivas, valiosas. Así que los podemos trasladar a otros lugares. Manteniendo el de Madrid, hemos impulsado éste en Barcelona y preparamos uno en Bilbao. Aunque en Bilbao el grupo CEU no tiene centros de enseñanza, sí está activa la Asociación Católica de Propagandistas, que es la gran valedora de los encuentros.

Los católicos tenemos cosas valiosas que decir en la vida pública. La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) existe para implementarla en la vida social real. Y en este encuentro de Barcelona hacemos un esfuerzo por concretar.

-El programa recoge cuatro temas.

-Sí, hay cuatro temas. Hay una reflexión sobre los actuales servicios sociales, un análisis de la enseñanza, una ponencia sobre la crisis del Estado del bienestar y otra sobre como mejorar el sistema electoral español. Son temas muy concretos, no principios generales.

La Doctrina Social de la Iglesia puede dar una orientación general: por ejemplo, puede decir que ha de existir una vinculación eficaz entre los ciudadanos y sus representantes políticos. Pero en concreto, ¿cómo articularlo? Ahí ya nos arriesgamos un poco y concretamos, porque quien concreta se arriesga. «De las listas cerradas y bloqueadas a la elección directa de diputados», se titula la ponencia… como vemos, muy concreta.

– ¿Hasta qué punto es eficaz un congreso Católicos y Vida Pública? ¿Son permeables los políticos y la sociedad a esta exposición de la Doctrina Social?

-Salta a la vista que hay pocos políticos y líderes inspirados en la Doctrina Social de la Iglesia. Diría que la mayoría ni la conocen. La Iglesia se esfuerza en divulgarla, y ahí está el nuevo Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, por ejemplo. Nuestros encuentros son una herramienta en esa línea. ¿Eficacia? La repercusión de los encuentros crece año tras año, empiezan a incidir y ya son un punto de referencia.

Tienen un impacto pedagógico, que por tanto puede ser transformador. A veces los cristianos hemos olvidado predicar a los que se supone que estaban ya convencidos, cuando la verdad es que los supuestamente «cercanos» desconocen la doctrina social, no la tienen en cuenta ni piensan como aplicarla. Es importante -y no poco ambicioso- llegar a la gente que en teoría se supone bien formada, porque muchas veces no lo está.

-¿Qué aportan los conferenciantes extranjeros en este encuentro? 

-Hemos traído ponentes del extranjero para no hacer un encuentro «de nosotros para nosotros», sino que sea universal como la Iglesia es universal. Está Piotr Jaroszynski, filósofo de la cultura, de la Universidad Católica de Lublin, Polonia. Recoge la voz de los países jóvenes, que han pasado la experiencia comunista, han luchado por su identidad y ahora aportan vitalidad a Europa. Nos permite pensar la cultura occidental desde Polonia, desde ese «pulmón oriental» que decía Juan Pablo II, el otro pulmón necesario para respirar.

Está también Mario Mauro, un católico italiano en política europea, con un discurso claro, fresco y desacomplejado. En España hay un ambiente político en que parece que para ser católico has de pedir disculpas. Mario Mauro es vicepresidente del Parlamento Europeo; demuestra que se puede llegar lejos hablando sin complejos. Quizá es cuestión de tiempo que le pase como a Rocco Buttiglione, otro político católico sin complejos que fue acosado por sus convicciones católicas, pero Mauro estará encantado de dar testimonio si sucede.

El domingo tendremos la conferencia de Jorge de Habsburgo, nieto del beato Carlos de Austria, el último emperador de Austria-Hungría. Encarna en su familia los avatares de Europa. Es embajador, presidente de Cruz Roja Hungría. Su padre, Otto de Habsburgo, fue fundador del Movimiento PanEuropa, de donde nacería la Unión Europea. Ofrece una propuesta de Europa que no excluya a los cristianos, justo cuando muchos insisten en una Constitución laicista, excluyente, a pesar de que muchos países ya la han rechazado.

La combinación de personalidades internacionales, con enfoque general, y de ponencias concretas sobre estos temas tan cercanos (servicios públicos, elección directa de diputados, etc…) creemos que da el equilibrio adecuado al Congreso Católicos y Vida Pública.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>