Celebración de Difuntos, 2012

Noviembre, mes cuajado de esperanzas. Mientras algunos árboles nos obsequian con frutos secos y los campos aparecen con su vestido verde reci&e…

Forum Libertas

Noviembre, mes cuajado de esperanzas. Mientras algunos árboles nos obsequian con frutos secos y los campos aparecen con su vestido verde recién estrenado, las aradas acogen el grano en este tiempo de sementera. En la celebración del Día de Todos los Santos y de los fieles Difuntos, enternecido el corazón por la memoria de los que partieron, muchos viajan a los pueblos para rezar y poner flores en la tumba de los suyos. Los cristianossabemos que no se puede afirmar, con verdad, la muerte: nuestra Fe nos dice que la vida no termina, que al traspasar el umbral de nuestra vida en este mundo, nos esperan Dios y los nuestros. ¿ Y cómo es posible? No hay nada imposible para Dios. Por eso, el pensamiento de la muerte no puede hundirnos en la desesperación: en medio del dolor natural, nos consuela la certeza de una inmortalidad gozosa. Después, sigue el amor para los que no rechazaron el Amor misericordioso de Dios, siempre dispuesto a perdonar y a acoger a quien vuelve, a Él, arrepentido. Conservo vivo el recuerdo de la serenidad del rostro de una madre extremeña ante el óbito de su hijita de 11 años. Su Fe, reflejada en sus ojos y palabras, a mí me dejó estupefacta al darle el pésame.

Hazte socio

También te puede gustar