Cerremos el negocio de la muerte

Queridos amigos, la capacidad de supervivencia del ser humano ante situaciones desagradables es inmensa, de ahí que celebremos un día en…

Forum Libertas

Queridos amigos, la capacidad de supervivencia del ser humano ante situaciones desagradables es inmensa, de ahí que celebremos un día en el que se recuerda un hecho terrible como es la matanza de niños inocentes, ordenada por un rey que temía perder su poder.

Sin embargo, en actualidad, se ha convertido en una jornada de risas, de bromas y de fiesta. Reír es necesario y sano, pero no podemos olvidar que se está produciendo otra gran matanza de seres inocentes: seres humanos como lo son todos aquellos embriones y fetos a quienes se les niega el derecho a nacer.

Y ¿quiénes son los Herodes de 2008?; tienen nombres y apellidos. Se trata de todas aquellas personas que promueven y practican el aborto. Jerome Lejeune, padre de la genética moderna afirma contundente e inequívocamente que abortar es quitarle la vida a un ser humano.

El aborto es un crimen incalificable pero también un desastre económico, como estudió Dennis Howard en Estados Unidos, un desastre sanitario por las repercusiones físicas y psicológicas que provoca en las personas que lo sufren y un desastre social por las consecuencias psicológicas sobre la madre que aborta, sus amigos y familiares.

Hace pocos días podíamos leer una información proporcionada por las clínicas abortistas sobre el aborto durante el año 2007 en la región de Murcia, es decir, las personas inocentes que no tuvieron derecho a nacer, porque vivir ya vivían.

El total de muertes inocentes fue de 4.675; de ellas, 1.761 se produjeron en fetos de más de 9 semanas y 45 de estas madres se encontraban por encima de los 5 meses de gestación. Ninguno se produjo en embarazos resultantes de una violación; 91 muertes se produjeron en fetos con problemas (realmente, si no somos perfectos no tenemos derecho a vivir, también Hitler opinaba así, de manera que si no entrabas en sus cánones de perfección, no tenías derecho a la vida).

Herodes sobrevive al paso del tiempo arropado por el egoísmo humano. Es hora de decidir si queremos un mundo donde el derecho a vivir sea el primer derecho y por lo tanto cualquier ser humano, sea cual sea su momento de desarrollo, su raza, sus creencias, su capacidad intelectual o física, su posibilidad de enfermar, etcétera, tenga derecho a que su vida sea preservada por encima de cualquier opinión economicista, individualista o eugenésica.

Somos muchos ya los que, conscientes del problema, no nos callamos. Proponemos crear una cadena de vida, que cada uno de nosotros ante la mínima oportunidad hable de todo esto a alguien que tenga cerca, y éste a su vez lo haga con otro. Seamos la voz, las piernas, los brazos y el corazón de todos esos niños inocentes que no nacerán y conseguiremos que muchos niños y niñas puedan vivir y muchas madres y padres, abuelos y abuelas puedan llevar una vida digna sin depresiones ni sentimientos de culpabilidad y con perspectivas de futuro. Planteemos también como alternativa la adopción, para que esos niñ@s tengan la oportunidad de ser queridos, educados y puedan hacer felices a muchas familias.

Hazte socio

También te puede gustar