Charlando con una lectora de tarot y Nueva Era

 Cuando yo era una conversa reciente nada me detenía. Estaba decidida a explicar a la gente las cosas maravillosas que Dios había hecho en mi vida, qu…

 
Cuando yo era una conversa reciente nada me detenía. Estaba decidida a explicar a la gente las cosas maravillosas que Dios había hecho en mi vida, quisieran escucharlo o no. Estaba tan llena de entusiasmo -y de mí misma- que no me daba cuenta de cosas evidentes: esas miradas paralizadas, esas expresiones congeladas… mientras que yo me ponía alegremente en "modo evangelizador".
 
Con la experiencia, sin embargo, he aprendido que la clave para la evangelización no es lo que tú dices sino lo que el Espíritu Santo está haciendo en la vida de la persona con la que hablas. Por lo tanto es importante acomodarse a sus preocupaciones y preguntas, no sólo apabullarle con lo que piensas que debería creer, no importa lo bueno que sea.
 
"Simplemente, ama a las personas", sentí una vez que me decía el Señor. "Deja que mi Espíritu Santo trabaje a través de ti y deja de intentar ponerlos firmes".
 
Debo decir que no veía claro como se supone que en la práctica debía funcionar aquello. Seguro que el rollo ese del amor era una salida para quienes no tenían el coraje suficiente de hablar claro. Pero muy pronto el Señor me dio una oportunidad de ponerlo a prueba.
 
Días después fui a comer con unos amigos en Kings Road. Éramos bastantes y no había mesas libres en el café al que fuimos, así que preguntamos a una mujer que estaba sentada sola si le molestaba que nos sentásemos con ella. Ella accedió de buen grado. Entonces, al sentarme, me di cuenta que tenía ante sí una pila de libros sobre lectura de cartas del tarot.
 
En el pasado la habría considerado probablemente una enemiga espiritual y la habría ignorado o habría buscado una forma de avisarle de los males de las cartas de tarot. Pero esta vez decidí probar el nuevo toque sugerido por el Señor y ver lo que pasaba. Así que empecé una conversación y le pregunté si era una lectora profesional de tarot.
 
Resultó que no lo era pero que estaba muy interesada en esto y en otras muchas prácticas de Nueva Era que empezó a explicarme. Yo estaba genuinamente interesada en lo que ella tenía que decir y eso hizo que ella quisiese saber más de mí y lo que yo hacía. Cuando le conté que trabajaba para la Renovación Carismática Católica pensé que se distanciaría incómoda, como hace otra gente. Pero no, al contrario, quería saberlo todo sobre el tema. Así que le pude dar una explicación por encima sobre la RCC, así como un testimonio personal de 3 minutos, explicando cómo había cambiado mi vida. Para mi sorpresa, la mujer estaba fascinada.
 
"Es tan agradable encontrar alguien en tu misma onda", dijo. "Ya podía ver que tú tenías un algo. Quizá podríamos quedar de nuevo alguna vez y debatir más estas cosas". De hecho, nunca lo hicimos, pero yo había aprendido mi lección. Si ella algún día llegase a ser una cristiana comprometida, en cierto momento tendría que rechazar las cartas de tarot, porque son incompatibles con las creencias cristianas, pero en esa etapa de su viaje espiritual esto no era lo primero que había que decirle.
 
Eso no significa que a veces no haya que ser valiente hablando claro contra este tipo de cosas. Para mi espanto hace pocos años una de mis hermanas empezó a mostrar interés por el tarot. Le hablé muy claro de los peligros psicológicos y espirituales que yo consideraba asociadas con estas cartas. Asombrosamente, mi aviso fue efectivo y lo dejó. Sospecho que en parte fue porque en algún nivel profundo ella misma ponía reparos, que es lo que de hecho la llevó a sacar el tema ante mí.
 
Por lo general los devotos de la Nueva Era están entre los más abiertos al mensaje cristiano porque son buscadores espirituales. En tiempos antiguos muchos de ellos automáticamente habrían sido cristianos, pero hoy, con nuestra cultura postmoderna y actitud consumista respecto a la religión, han ido a nutrirse a otros sitios. Es cosa nuestra el ganarlos para el camino que sabemos que, al final, es el que más les va a satisfacer espiritualmente, en vez de decirles simplemente que están equivocados en sus creencias y deberían pasarse a las nuestras.
 
Kristina Cooper es la editora de GOODNEWS MAGAZINE. El original en inglés de este artículo está en:  http://www.ccr.org.uk/gn0601/g05.htm
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>