China anuncia el final de los campos de trabajo forzado “laojiao”, pero no de los “laogai”, más rentables

Según el diario de Hong Kong "South China Morning Post", citado por AsiaNews, el secretario del comité de asuntos legales del …

Según el diario de Hong Kong "South China Morning Post", citado por AsiaNews, el secretario del comité de asuntos legales del Partido Comunista Chino, Meng Jianzhu, ha anunciado en una reunión a la que tuvo acceso el diario que en 2013 China renunciará a la práctica de la "re-educación por el trabajo" y los campos de trabajo laojiao.

Estos campos se usan sistemáticamente para castigar a pequeños criminales, muchos del mundo de la droga, y también a disidentes políticos, cristianos y miembros de minorías religiosas.

No requieren de un juicio formal y sentencia completa: basta con el capricho arbitrario de la Policía o de los gobernadores locales para ser encerrado en los laojiao.

Los internos en estos campos no han pasado por un juicio ni ha habido acusaciones formales o públicas contra ellos. Tampoco es necesario ni siquiera notificar su detención a los familiares del sospechoso. Allí permanecen hasta 3 años (extendibles a 4) realizando trabajos de 15 horas cada día, incluidos sábados y domingos. Reciben una paga apenas simbólica.

"Laojiao" es una abreviación que mezcla el inicio de dos palabras, "laodong jiaoyang", que significa "reeducación por el trabajo". El sistema fue inventado por el mismísimo Mao Zedong, padre de la China comunista, en 1957, como una forma de "reformar" la mente de los "contrarrevolucionarios" y disidentes en general.

Según el diario China Daily, pro-gubernamental, existen 320 campos laojiao con unos 500.000 internos, aunque fuentes no oficiales calculan que hay al menos 2 millones de personas en este régimen de detención. Otras fuentes lo reducen a menos de 200.000.

Hay una variante más dura y más extendida de trabajo forzado que Meng Jianzhu no mencionó: los famosos laogai, muchas veces llamados "el gulag chino". Los presos de los laogai pueden estar muchas décadas en ellos, pero se entra por sentencia judicial después de un juicio formal.

La asociación Laogai Research Foundation asegura que hay al menos 1.045 laogai, con unos 4 millones de presos. Trabajan en el campo o en industrias del gobierno sin paga alguna, una enorme y barata fuerza de trabajo que contribuye a la productividad china con precios imposibles de ser confrontados por otros países, lo que permite a China practicar el "dumping": producir y vender bajo precio de coste de otros países, hundiendo a sus competidores y ocupando sus mercados. Por barata que sea la mano de obra en Indonesia o la India, no puede competir con los 4 millones de trabajadores esclavos de los laogai chinos.

Las autoridades chinas parecen haber cobrado conciencia de la necesidad de retirar al menos los laojiao a raíz de dos incidentes sucedidos en 2012 que despertaron a la opinión pública china e internacional. En agosto se conoció el caso de una mujer que acudió a las autoridades a denunciar la violación de su hija; las autoridades encerraron a esta madre en el laojiao aprovechando el sistema que no requiere juicio ni sentencia. Cuando se supo, incluso varios miembros del gobierno pidieron acabar con esta práctica.

Más adelante, en noviembre, en Oregón (Estados Unidos) se encontró un juguete de Halloween fabricado en China con un mensaje escrito en inglés en un papel, con faltas de ortografía. En él se leía:

"Señor, si usted compra este producto, por favor entregue esta carta a la Organización Mundial de Derechos Humanos. Miles de personas que están aquí bajo la persecución del gobierno del Partido Comunista Chino se lo agradecerán y recordarán siempre. Este producto es producido por la Unidad 8, departamento 2, Campo de Trabajo Mashanjla, Shen Young, Liaoning, China. La gente aquí trabaja 15 horas al día sin descanso de sábado ni domingo ni ninguna fiesta, de lo contrario sufren tortura, golpes e insultos, casi sin paga, 10 yuan al mes [un euro]".

Aunque la asociación China Human Rights Watch dijo que no podía establecer la autenticidad de la nota, sí aseguró que las condiciones descritas encajan con lo que se sabe de los laojiao y el caso alcanzó resonancia internacional.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>